Cuatro trucos para mantener tu vivienda caliente sin sustos en la factura

Aislar las estancias, evitar los picos de consumo o vigilar las tuberías son algunos de los gestos para reducir el gasto.

La chimenea es una opción perfecta para calentar una estancia, en el caso de que la vivienda disponga de ella.

Con la llegada de las bajas temperaturas, las facturas de la luz y el gas se disparan al tener la calefacción funcionando a pleno rendimiento, y se convierten en unos de los gastos del hogar más temidos. De media, los españoles pagan en esta época unos 322,74 euros mensuales. Por eso, dado a su alto coste, es importante que se tomen precauciones y se anoten todos los consejos que puedan disminuir la factura.

Aislar las estancias

Lo más importante es priorizar espacios. Por eso, si hay alguna estancia de la vivienda que no se utiliza, se debe sellar, ya que esto hará que el aire caliente no se escape, sobre todo en las que son más propensas a ser frías, como los áticos o las bodegas. Además, también es recomendable cerrar las grietas que rodean a las ventanas o puertas, algo que se puede solucionar con masilla y por un presupuesto limitado. Además, lo conveniente es que estas ventanas sean de doble acristalamiento para que sirvan de protección, aunque, si esta opción dispara el presupuesto familiar, otra alternativa para disminuir las filtraciones de aire es poner burletes entre  las ventanas, mejorando su sellado.  En cuanto a las tomas de corriente eléctrica que se encuentren en las paredes exteriores, es propicio colocar empaquetaduras para evitar que se cuele el aire frío a través de ellas, aparte de sellar bien los interruptores y enchufes para evitar las filtraciones.

Vigilar las tuberías

Otro aspecto a tener en cuenta son las tuberías. Con el frío extremo pueden llegar a sufrir grietas, congelarse o incluso explotar. Para evitarlo lo más recomendable es envolver las que se encuentren en zonas muy expuestas a temperaturas extremas del exterior, ya sea con espuma, cinta de calefacción o plástico de tuberías.

Disfrutar de la chimenea

En el caso de que la vivienda cuente con chimenea, esta es una opción perfecta para evitar el frío en el hogar, por eso siempre se debe cuidar su limpieza y mantenimiento, para que no produzca ningún tipo de desperfecto o incidente. 

Evitar picos

Mantener una temperatura constante es esencial para evitar picos que disparan la factura. Además, es importante revisar el sistema de calefacción de la vivienda para comprobar que funciona correctamente, por lo que aconsejan purgar los radiadores, vigilar que no tengan fugas y que no estén cubiertos nunca por ropa o muebles. Además, se deben colocar termostatos para mantener una temperatura constante, que puede rondar los 21º, ya que un grado de mas puede incrementar el gasto de calefacción en un 7%.

Etiquetas