Las ayudas para comprar un coche eléctrico alcanzarán los 6.000 euros

El nuevo Plan MOVES, con 45 millones de euros, incentivará también la instalación de puntos de recarga por toda España.

¿Cuántos coches eléctricos se han matriculado en España en lo que va de año?
Pixabay

Habrá dinero público para apoyar la compra de coches eléctricos. El Consejo de Ministros dio este viernes luz verde al Programa de Incentivos a la Movilidad Eficiente y Sostenible (MOVES), con el que el Ministerio de Transición Ecológica financiará la adquisición de vehículos alternativos a los de combustión. Los enchufables serán los grandes beneficiados al aplicarles un descuento de hasta 6.000 euros: 5.000 euros lo aportaría el Estado, más otros 1.000 euros de cada marca.

El departamento dirigido por Teresa Ribera plasma de forma económica su apuesta por la movilidad sostenible, tal y como había anunciado en las últimas semanas. El MOVES está dotado con 45 millones de euros y va destinado no solo al impulso de la compra de coches eléctricos, sino también a las instalaciones de recarga que precisan estos modelos, así como a la implantación de sistemas de préstamos de bicicletas eléctricas y otras medidas para fomentar los planes de transporte en los centros de trabajo.

Los importes de las ayudas de la compra van de los 700 euros para las motocicletas alternativas hasta los 15.000 para camiones y autobuses con propulsión diferente a la de la combustión, pasando por los 5.000 euros de los turismos. Si una marca no se adhiere al programa con su aportación económica de 1.000 euros en vehículos, no podrá aplicar la ayuda pública. Así, para un coche eléctrico de gama media cuyo precio supere los 30.000 euros, el descuento total rondaría el 20%.

Estas cuantías son muy superiores a las establecidas hasta ahora en los dos planes anteriores -denominados Plan Movea y Movalt- dirigidos a los coches eléctricos. El descuento oficial ascendía a 500 euros por vehículos a los que se unían otros 1.000 de los concesionarios. Esos planes contaban con partidas de entre 15 y 20 millones de euros.

Varias semanas de espera

Una de las características del nuevo plan es que, en el caso de los turismos, se excluyen las ayudas para los vehículos de gas. Así, los incentivos se limitan a los que utilcen esta tecnología siempre que sean camiones y furgonetas. El Ministerio de Transición Ecológica ha restringido esta ayuda consciente de que este tipo de vehículos no está implantado, ni siquiera mínimamente la posibilidad de usar la electricidad para su funcionamiento.

El plan, incluido en un Real Decreto -sin rango de ley-, no necesitará la aprobación del Congreso de los Diputados, cuya actividad se disolverá el 5 de marzo para las elecciones generales de abril. Aunque aún habrá que esperar algún mes más hasta que se ponga en marcha. Porque las ayudas del MOVES las gestionarán directamente las comunidades autónomas, entre las que el Estado repartirá los fondos. Para determinar esas cuantías por territorios está prevista una Conferencia Sectorial de Energía, el órgano de coordinación entre la Administración Central y las regiones, que tendrá lugar "en las próximas semanas", apuntan fuentes oficiales. Después se abrirá el plazo para solicitar la ayuda al comprar el coche.

El MOVES es la denominación de unos planes que habitualmente vienen desarrollando los últimos Gobiernos en materia de fomento de la movilidad. El PIVE, que contó con ocho ediciones consecutivas desde 2012 hasta 2017, fue un programa de ayudas para evitar que la crisis económica siguiera haciendo estragos en el sector de la automoción. Los dos planes posteriores iban dirigidos a coches alternativos. Sus fondos se agotaron en apenas 24 horas desde que se abrió el plazo de inicio de las solicitudes.

Sin embargo, desde la patronal de concesionarios (Faconauto), consideran que este nuevo plan "deja de lado el principal problema de movilidad que tiene España, que es el envejecimiento del parque". Además, la organización advierte de que el presupuesto destinado vuelve a ser "insuficiente". Desde esta asociación apuestan "como medida urgente" por un plan de achatarramiento de los coches más antiguos. Poqrue, según sus cálculos, la edad media del parque se situó el año pasado en 12,5 años y el 31,7% de los vehículos que circulan por las carreteras tiene más de 15 años.

En cuanto a los puntos de recarga eléctrica de vehículos (públicos y privados) y a los sistemas de préstamos de bicicletas eléctricas, las ayudas serán de un 30% o un 40% del coste, con un límite de hasta 100.000 euros. Compañías energéticas como Iberdrola como Endesa, por ejemplo, han presentado recientemente planes de implantación de este tipo de instalaciones en los próximos años por toda España.

Además, el MOVES fija un límite de 200.000 euros de ayuda por beneficiario para la implantación de Planes de Transporte a los Centros de Trabajo con una ayuda del 50% del coste subvencionable.

Etiquetas