Economía circular

La colaboración de una empresa como Sisener Ingenieros con un centro de investigación como el Instituto de Carboquímica, que depende del CSIC, pone en valor la buena labor que en materia de reciclaje se realiza en Aragón

Economía circular
POL

El consejero aragonés de Desarrollo y Sostenibilidad, Joaquín Olona, tuvo ocasión de constatar el pasado 7 de junio la importancia de la colaboración de una empresa privada local, Sisener Ingenieros, con un centro de investigación como el Instituto de Carboquímica, que pertenece al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Una alianza con años de recorrido que se está demostrando fructífera con proyectos pioneros, alguno sin embargo sin el impulso que debiera por trabas administrativas en Aragón derivadas de los problemas de la DGA con Gesneuma, firma que tenía la concesión de servicio público del reciclaje de neumáticos fuera de uso por un contrato ya sin vigencia tras ser resuelto por el propio Ejecutivo aragonés.

Desligada ya de Gesneuma, junto a cuyas instalaciones en el Parque Tecnológico del Reciclado (PTR) se instaló –por consejo del anterior Gobierno PP-PAR– una planta de reciclaje de caucho surgida de una patente de un ingeniero del Instituto de Carboquímica, las iniciativas de la alianza que lidera Sisener vuelven a ser vistas con buenos ojos por la DGA. Lo dejó claro el consejero Olona al visitar las instalaciones del centro de investigación, de la firma de ingenieros y la citada planta del PTR, que valoriza los residuos de neumáticos usados para su transformación en productos como fuel y negro de carbón.

Sisener y el Instituto de Carboquímica tienen en marcha otro proyecto importante, Pirocrack, un nuevo método para tratar los residuos sólidos urbanos y evitar el envío de desechos al vertedero, que cuenta con apoyo del programa europeo de financiación Horizon 2020 (H2020).

Olona puso en valor, en sus visitas a los impulsores de estas tecnologías propias, las ventajas de una colaboración entre empresas e institutos de investigación y destacó lo que se consigue en estos casos para el desarrollo de la economía circular, que en los últimos años ha ganado adeptos en la comunidad autónoma aragonesa al afianzarse esa cultura que va más allá del reciclaje y de la apuesta por métodos de trabajo más amigables con el medio ambiente para generar nuevos modelos de negocio y puestos de trabajo.

De la economía circular se sabe por estos lares desde hace ya un tiempo, incluso con otra terminología, pero la profesionalización –en empresas, en instituciones– ha ido a más, en parte también por las directrices marcadas desde la Comisión Europea. El lejano foro Pilot de 2001, encuentro de expertos en logística que organiza desde entonces en Zaragoza el Instituto Aragonés de Fomento (IAF), se centró en la denominada logística inversa, calificada como ‘la fábrica al revés’. Es decir, impulsar todas aquellas actividades o procesos para gestionar el retorno y reciclaje de mercancías de la cadena de suministro. España, se dijo en aquella cita, estaba muy poco preparada para hacer hacer frente a las exigencias que en la materia ya estaba anunciando la Unión Europea, pero la realidad ha demostrado que aquí nos hemos puesto las pilas.

Berta Gonzalvo, directora de Investigación del centro tecnológico aragonés Aitiip, decía a este diario en diciembre de 2016 que la automoción fue el sector que hizo de «avanzadilla» en lo que a economía circular se refiere, ya que una Directiva de la UE impuso a los fabricantes hacerse responsables de la vida final del coche, lo que obligó a reducir los materiales de los vehículos ya que al final había que desmembrar las piezas.

El dato aportado por Gonzalvo permite explicar en Aragón el liderazgo ejercido en economía circular por Opel, cuya planta zaragozana tiene el reconocimiento de ‘vertedero cero’, pero también por grandes compañías de otros sectores. El caso del grupo papelero Saica, con la integración de sus negocios Natur, Paper y Pack, le ha convertido en un referente y es otro magnífico ejemplo, al igual que BSH, una firma volcada en el ecodiseño de sus electrodomésticos.

Etiquetas