Alivio y satisfacción en la industria auxiliar

El presidente del Clúster de Automoción de Aragón agradece “el esfuerzo” de los sindicatos y los trabajadores por los “sacrificios” aceptados para garantizar el futuro de la planta de Figueruelas.

Miembros del Clúster de Automoción en una asamblea en la Cámara de Comercio
C. A.

La industria auxiliar del automóvil respiraba con alivio cuando pasadas las 11.30 de la mañana de este miércoles se conocía que los trabajadores de la planta de Figueruelas habían ratificado el preacuerdo de convenio colectivo con 2.827 votos a favor, frente a los 2.008 que lo rechazaron. “Alivio y satisfacción”, reconocía Benito Tesier, presidente del Clúster de Automoción de Aragón (CAAR), entidad que agrupa a buena parte de los proveedores de la factoría zaragozana que operan en la Comunidad autónoma. Tesier destacó además que este colectivo empresarial está muy agradecido al “esfuerzo” realizado de los sindicatos y la masa social de la planta de Figueruelas, que asumen así unos “sacrificios” que garantizan la continuidad de la factoría, “porque lo que estaba en juego eran muchos puestos de trabajo directos e indirectos”.

Y aunque el apoyo de la plantilla al preacuerdo firmado el pasado lunes entre la dirección y los tres sindicatos mayoritarios en el comité de empresa pone fin a unas intensas y tensas semanas de negociaciones y desencuentros, que vivió su momento más preocupante con la amenaza de dejar de producir el Opel Corsa en Figueruelas, Tesier explicó que ahora “queda todavía mucho por hacer” para conseguir esa competitividad necesaria que garantiza el futuro, el empleo, las inversiones y la actividad en la factoría zaragozana.

Una competitividad, dijo el presidente del CAAR, que es “tarea de todos” y que exigirá también el esfuerzo de la industria auxiliar. “Esto no acaba aquí”, insistió Tesier, consciente, como lo son las empresas a las que representa, de que “dado que todos estamos en la cadena de valor, esa competitividad, esos euros que hay que reducir por coche de los que habló Carlos Tavares (presidente del grupo PSA) no solo exigirán esfuerzos internos, también externos”, explicó. Eso sí, matizó Tesier, la industria auxiliar lo sabe, lo asume y esta acostumbrada, porque “así ha sucedido a lo largo de su historia”, matizo.

Para el máximo responsable de CAAR, es responsabilidad de todo el sector trabajar en pro de esa competitividad porque disponer en la Comunidad de un planta como Opel España “es un tesoro que hay que cuidar para que continúe generando empleo y riqueza”, puntualizó Tesier que reconoció que hoy es un día para celebrar.

"Futuro con estabilidad"

La Federación de Empresarios del Metal de Zaragoza (FEMZ) también valoró "muy positivamente" el apoyo al preacuerdo de convenio colectivo en Opel. "El resultado del referéndum permitirá, tanto a la planta como a las empresas auxiliares que dependen de ella, normalizar la situación con una fábrica a pleno rendimiento y encarar el futuro con estabilidad para afrontar los retos del sector como la digitalización o los coches eléctricos", destacó la organización empresarial.

Desde la FEMZ recordaron la importancia en la economía aragonesa del sector de la automoción, que supone el 30% del empleo industrial y "en un territorio como el nuestro en el que el tejido industrial es la base de la estabilidad económica, este acuerdo reforzará la calidad del sector", insistieron.

Etiquetas