Montoro presentará el martes en el Congreso el Presupuesto de 2016, el último de la legislatura

El gasto social crece un 0,4% y acapara el 53% del presupuesto y las inversiones reales suben un 4,6%.

Cristóbal Montoro a los nuevos gobiernos: "Pónganse a trabajar y dejen de quejarse ya"
Efe

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, presentará el martes en el Congreso de los Diputados los Presupuestos Generales del Estado del año 2016, los últimos de esta legislatura y los cuartos que elabora el equipo de Mariano Rajoy.


Las cuentas llegan a las Cortes antes de lo habitual porque el Gobierno ha acelerado su tramitación para tenerlas totalmente aprobadas antes de las próximas elecciones, que aún no tienen fecha prevista.


Por este motivo, el Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes el proyecto de ley y no en septiembre como se ha hecho tradicionalmente, lo que hace que las cuentas lleguen a las Cortes en pleno mes de agosto.


Para hacer el Presupuesto, el equipo económico del Gobierno ha partido de un límite de gasto no financiero de 123.394 millones de euros, lo que supone un descenso del 4,4% respecto al techo de gasto de 2015. La cifra parte de una previsión de ingresos tributarios de 193.520 millones, un 4% más que en 2015, que se queda en 134.773 millones tras la cesión a las administraciones territoriales, un 0,8% más.


Además, contempla un objetivo de déficit para el Estado de 25.134 millones (2,2% del PIB), una financiación de las administraciones territoriales a través del presupuesto de gastos de 33.797 millones y unos ajustes de contabilidad nacional de 2.716 millones.


Si se engloban los gastos en las grandes políticas del Gobierno, el 53% del total de presupuesto del año que viene irá a gasto social, con 188.130 millones de euros, un 0,4% más. Al descontar el gasto en desempleo, el gasto social sube un 3,8% y se queda en 168.309 millones.


De su lado, el 34% se destinará a actuaciones de carácter general, con 118.640 millones, un 4,5% más que hace un año, mientras que las actuaciones de carácter económico supondrán el 8% del gasto total, con 28.373 millones y un descenso del 6,6%.


Además, la política de gasto de servicios públicos básicos contará con 16.716 millones de euros, el 5% del total y un 1,4% más que en el Presupuesto de 2015, cuando se destinaron 16.485 millones.


Por partidas, las inversiones reales crecerán un 4,6% el año que viene y sumarán 3.578 millones, mientras que los gastos financieros caerán un 5,6% y se quedarán en 33.514 millones.

 

Suben los gastos de personal 

Los gastos de personal subirán un 4,9% y sumarán 16.839 millones, lo que incluye la subida salarial del 1% que ha incluido el Gobierno en las cuentas y la recuperación de parte de la paga extra suprimida en 2012.


Por su parte, los gastos corrientes en bienes y servicios ascenderán a 3.079 millones el año que viene, lo que supone un descenso del 2,4% en comparación con el año 2015, mientras que las transferencias corrientes caerán un 3,2%.


De la misma forma, las operaciones corrientes descenderán un 2,9% el año que viene, hasta 142.266 millones y la cantidad destinada al fondo de contingencia será un 3,3% menor a la del año anterior, con 2.508 millones.


Igualmente, bajarán las transferencias de capital, con un descenso del 7% que dejará la cifra presupuestada en 8.838 millones y las operaciones de capital, que se quedarán en 12,417 millones, un 3,9% menos.


De esta forma, el total de operaciones de capital descenderá un 3% y se quedará en 157.191 millones, aunque si se tienen en cuenta los activos financieros del capítulo 8 --que subirán un 14,9%--, el descenso se queda en el 0,3%, hasta 190.429 millones.

 

El objetivo, asentar la recuperación 

Tal y como dijo el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el pasado viernes, de cada 100 euros del Presupuesto, 39 euros se dedicarán a las pensiones, 7 euros al desempleo y las políticas activas y 8 euros a otros gastos sociales. Además, 10 de cada 100 euros irán a pagar los intereses de la deuda y las pensiones, por su parte, subirán un 0,25%.


Con estas cuentas, el Gobierno pretende asentar "con más fortaleza" la recuperación económica y seguir gobernando hasta el último día, tal y como había prometido. El Presupuesto, según Rajoy, cierra una "etapa dificilísima" y abre un nuevo periodo de crecimiento "sostenido" y de creación "intensa" de empleo.

 

Comparecencias y debate de totalidad en agosto

Una vez presentado el Presupuesto se celebrarán las comparecencias de los altos cargos del Gobierno en el Congreso durante la tercera semana de agosto, comenzando previsiblemente por la del gobernador del Banco de España, Luis María Linde, el día 18.


Así, el debate de totalidad tendría lugar en un Pleno extraordinario los días 25 y 26 de agosto, y posteriormente se presentarían las enmiendas parciales, que serían debatidas primero en ponencia y después en comisión, para pasar a continuación al Pleno.


Con estos cálculos, el proyecto de ley sería remitido al Senado a finales de septiembre para repetir toda la tramitación, en aras a que regresen al Congreso con tiempo de su aprobación definitiva antes de la convocatoria de las elecciones generales y la consecuente disolución de las Cortes.

Etiquetas