Huesca y Athletic, dos conjuntos condenados a enfrentarse

Con el partido del lunes serán cuatro las ocasiones en las que oscenses y bilbaínos se han visto las caras esta temporada con un balance de un empate y dos victorias rojiblancas.

Camacho, en el partido de vuelta de la eliminatoria de Copa del Rey con el Athletic.
Rafael Gobantes

Se podría calificar como ‘el clásico’ de esta temporada para la Sociedad Deportiva Huesca. No en vano, con el encuentro del próximo lunes en El Alcoraz, serán cuatro las ocasiones en las que se haya visto las caras con el Athletic en lo que va de curso, dos en la Liga y otras tantas en la Copa del Rey, y todas han llegado con connotaciones especiales. El balance es negativo para los azulgranas, que de todos modos están confiados en poder hincarle el diente a los ‘leones’.

Tanto ahora como en su primer choque, el compromiso llega en un buen momento para los altoaragoneses. Actualmente acumula una racha de tres partidos sin encajar goles y sin perder, con un empate y dos victorias, mientras que en la segunda jornada se presentaron en San Mamés con el viento a favor tras el histórico debut en Primera División con triunfo a domicilio sobre el Eibar (1-2). Aquel 27 de agosto, también lunes, en el feudo bilbaíno, escenario que la SD Huesca ya conocía tras haberse medido allí al filial del Athletic en 2015, el partido no pudo ponerse peor para los de, por entonces, Leo Franco. Tras una primera parte que se cerró con 0-0, Susaeta adelantó a los vascos nada más comenzar la segunda y Yuri amplió ventajas en el minuto 63. Sin embargo, el Huesca aún no había dicho su última palabra y tiró de orgullo para que Miramón recortase primero y Chimy Ávila, con un gran gol, estableciese en el minuto 87 el 2-2 definitivo.

Los primeros meses del curso siguieron avanzando y a ninguno de los dos les iba bien. El sorteo de los 1/16 de final de la Copa del Rey los volvió a emparejar en una eliminatoria que se dilucidó entre el 28 de noviembre y el 6 de diciembre. Por aquellas fechas los dos equipos ocupaban plaza de descenso. Leo Franco ya había dejado su sitio a Francisco en el Huesca, mientras que Berizzo se sentaría en la ida en el banquillo de los locales, pero no así en la vuelta en el de los visitantes. Ni siquiera el 4-0 que se vivió en San Mamés le valió al preparador argentino, que tras el siguiente compromiso liguero, un 3-0 en casa del Levante, fue destituido. Para aquel primer encuentro copero, Francisco optó por dar minutos a los menos habituales, pero al descanso el marcador ya era de 3-0.

En El Alcoraz, en el estreno de Gaizka Garitano como entrenador del Athletic, se volvió a vivir una goleada de los rojiblancos. En este caso por 0-4. El inicio del partido resultó más positivo para los azulgranas que una semana atrás, pero el desenlace no pudo ser peor. Para Brezancic y Werner, de hecho, fue su última actuación como jugadores del Huesca.

Ni para unos ni para otros la eliminatoria supuso un punto de inflexión y ambos conjuntos cerraron el año en puestos de descenso. La situación ha cambiado en 2019. Los bilbaínos solo han perdido un partido liguero desde el parón invernal y los oscenses, dos.

También en los despachos

No solo sobre el terreno de juego la relación entre el Athletic y la SD Huesca está siendo estrecha, también en los despachos. Tres rojiblancos han sido deseados por los azulgranas. Los dos que ya tenían pasado en El Alcoraz, el centrocampista Mikel Rico y el portero Álex Remiro, no han podido cambiar de aires a pesar de los múltiples acercamientos, mientras que sí que llegó Xabier Etxeita en calidad de cedido. El central se ha convertido en una de las piezas básicas para Francisco.

Etiquetas