Desde Barcelona para el mundo

El Huesca rinde visita al Camp Nou, uno de los grandes templos del fútbol a donde acude con respeto pero ilusionado. Leo Franco dispone de todos sus efectivos para abonarse este domingo a la épica y continuar la racha en el debut en Primera.

Leo Messi dialoga con Piqué, en presencia de Luis Suárez, durante el entrenamiento que el Barcelona ha completado este sábado.
Toni Albir/EFE

El Camp Nou y el Santiago Bernabéu. El Santiago Bernabéu y el Camp Nou. El orden no importa ahora como tampoco importaba en aquella feliz e inolvidable noche del lunes 21 de mayo en la que estos dos grandes estadios eran mentados una y otra vez por jugadores, técnicos, directivos y aficionados. Los destinos predilectos de la Primera División, recién transformado el sueño del ascenso en una placentera realidad para la Sociedad Deportiva Huesca, surgían inevitablemente en cada diálogo festivo. Entre abrazos y lágrimas de alegría. En Lugo, en la capital oscense, en toda la geografía altoaragonesa o donde quiera que hubiera un alma azulgrana esplendorosa por la conquista de su equipo. Durante décadas, el deseo oculto, prácticamente irracional, de plantear una batalla directa por puntos de liga en los feudos del Fútbol Club Barcelona y del Real Madrid permanecía encerrado en un letargo deportivo. Sin embargo, el Huesca demostró una vez que dos más dos en el balompié no siempre suman cuatro y que no hay objetivo irrealizable cuando la cordura, la pasión y el esfuerzo guían tu camino.

El salto a la máxima categoría es ya un hito del pasado reciente y glorioso de un equipo que desde la subida a los cielos aguardaba la llegada del calendario 2018-19 para concretar fecha y hora de cara a esas dos visitas más anheladas. Pues bien, uno de esos momentos sin duda extraordinarios de la particular temporada azulgrana ha llegado: el Huesca acude este domingo al Camp Nou (18.30) para jugar un nuevo partido histórico cuyo alcance trasciende al resultado. Portará su escudo frente el Barça de Messi, amparado en una afición universal ante la que los altoaragoneses hacen su primera aparición en tales circunstancias, en duelo directo liguero. Por consiguiente, los efectos del desembarco oscense en la máxima categoría se multiplicarán en una tarde rebosante de emociones.

Dichos efectos resultarían seísmicos en caso de que el Huesca lograra lo que nadie ha osado a conseguir desde hace 19 años como debutante: echar abajo el estadio catalán como hiciera el Málaga CF el 7 de noviembre del 1999. Cierto es que los andaluces tenían bastantes experiencias previas en Barcelona como CD#Málaga. El que realmente se doctoró en su primera visita al Camp Nou fue el Villarreal, de estreno en Primera y triunfador por 1-3 el 13 de diciembre de 1998. Desde aquella época, Numancia (4-0), Getafe (2-0), UD Almería (2-0), Xerez (3-1), Eibar (3-0), Leganés (2-1) y Girona (6-1) mordieron el polvo en la arena barcelonesa. Ahora es el Huesca el que se enfrenta al mayúsculo reto de salir con vida en su segundo duelo oficial en el Camp Nou. El anterior data de diciembre del 2014, cuando cedió 8-1 en la vuelta de la eliminatoria de Copa.

Nada tiene que ver aquel choque con el de este domingo. Fundamentalmente porque el Huesca caminaba por Segunda B y en la actualidad es un integrante de pleno derecho en el ático futbolístico. Además se está configurando como un novato respondón, que asaltó Eibar (1-2) y remontó para obtener un empate en Bilbao (2-2). Esos resultados han disparado la confianza del vestuario, presto a abonarse a la épica para obtener un resultado positivo en Barcelona. Ya sería un objetivo razonable que el Huesca cayera con honra, si bien en la mente de todos los altoaragoneses está el protagonizar una gesta cuasi sobrenatural. Para ello sirve de ejemplo el Alavés, que en noviembre del 2016 derrotó al Barça por 1-2 -no ha vuelto a perder en liga como local–.

Leo Franco, técnico del Huesca, dispone de su arsenal al completo. Podría repetir once por tercera vez, aunque como él mismo dijo el viernes medita alguna variante. La salida de Moi Gómez por un jugador específico de banda (Ferreiro o Gürler) es la opción con más visos. Sean unos jugadores u otros, el espectáculo está servido. Desde Barcelona para el mundo.

Alineaciones probables:

FC Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Umtiti o Lenglet, Alba; Busquets, Arturo Vidal o Rakitic, Coutinho; Dembélé, Messi y Suárez.

SD Huesca: Werner; Miramón, Pulido, Etxeita, Luisinho; Musto, Melero, Moi Gómez, Gallar; Cucho Hernández y Longo.

Árbitro: Melero López (Comité Andaluz)

Estadio: Camp Nou.

Hora: 18:30 (televisado por Bein Sports)

Etiquetas