Menu lateral amp
Real Zaragoza

Los cambios del Real Zaragoza, otra vez en la medular

Paco Herrera dio entrada a Cidoncha por Barkero y Acevedo por Movilla; Víctor, que sufría un proceso vírico, jugó al final.

Heraldo.es Actualizada 21/09/2013 a las 22:17
Trabajada victoria del ZaragozaE. CIDONCHA


El entrenador del Real Zaragoza, Paco Herrera, quería haber mantenido el mismo equipo que jugó la segunda parte ante el Tenerife, el equipo que reaccionó por fin e hizo valer su jerarquía en segunda. Sin embargo, sus planes se vinieron abajo con la pieza fundamental: Víctor Rodríguez.

El delantero sufrió un proceso vírico y no puedo alinearse desde el principio. Herrera echó mano entonces de Barkero... pero el vasco no es Víctor. Y el equipo lo notó. No hubo profundidad en el juego, la escuadra vivió de los temores del Castilla tras el gol, y el engranaje no funcionaba.

Hay liderazgo detrás de Víctor Rodríguez. Ha asumido peso específico, no le pesa la responsabilidad y el equipo nota su presencia. Y su ausencia.

Entró Cidoncha por Barkero y el equipo empezó a cambiar. Y a un Movilla cansado de su kilometraje por el terreno de juego le sustituyó con solvencia el argentino Acevedo. La medular fue entonces capaz de frenar las embestidas de los jóvenes jugadores del Castilla.

La entrada de Víctor sirvió para mutar de forma definitiva el partido. Llegó, marcó y dio una nuevo aire al equipo, además de dejar muy ocado al rival.

El partido, para olvidar en sí mismo, debe ser analizado para corregir muchos de los errores cometidos. Y, sobre todo, una estrepitosa endeblez defensiva. Porque solo la inocencia de los jóvenes canteranos merengues les privó de un mucho mejor resultado.




Outbrain

© HERALDO DE ARAGON EDITORA DIGITAL, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3290, Folio 156, Hoja Z-39438
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual