Menu lateral amp
Opinión

Terrible Real Zaragoza

El Real Zaragoza ha ofrecido una imagen lamentable en su segunda derrota consecutiva en Segunda División. La Romareda estalló contra el juego de su equipo.

Miguel Gay Actualizada 08/09/2013 a las 17:00
Nueva derrota en la RomaredaJOSé MIGUEL MARCO


Más que doloroso, resulta terrible contemplar en lo que ha devenido el Real Zaragoza. En un partido espantoso, inexplicable desde el punto de vista futbolístico, la formación aragonesa encadenó su segunda derrota seguida en Segunda División, tras el traspié sufrido hace una semana en el Mini Estadi.

Una Romareda incrédula vio cómo el Lugo le ponía un poco de orden y más ambición al partido para llevarse los tres puntos y llenar de dudas el proyecto zaragocista. Apenas han discurrido cuatro jornadas y el Real Zaragoza hace aguas por los cuatro costados. Acumula dos puntos de doce posibles, sólo ha sido capaz de marcar un gol y ha encajado tres.
El cuadro blanquillo se ha precipitado hasta las calderas de la Segunda División, después de haber sido incapaz de ganar ni un solo partido. Pero lo que es tal vez mucho más grave: no muestra síntoma alguno de vida; no es capaz de tomarle el pulso a la categoría, y su imagen en cada partido es peor que la anterior.

El Real Zaragoza no ha dado la talla. Ante la indignación de una parroquia incapaz de soportar la decadente actuación de su escuadra, cayó con justicia ante un Lugo que tuvo la virtud de ser equipo. La formación aragonesa no tiene alma, no tiene vida, es un conglomerado de piezas inconexas y, sobre todo, poco comprometida.

A la afición se le ha vuelto a romper el corazón; pero cuesta ver ese mismo sentimiento en una plantilla. El Real Zaragoza no tiene liderazgo, no se encuentra a quien asuma la responsabilidad de echarse al equipo encima, y los jugadores se esconden sin vergüenza sobre el campo.

El equipo transmite esa misma falta de referencias que hace ya años se ve en el ámbito institucional y que se ha acrecentado con la llegada de García Pitarch, cuya primera medida fue apartar del equipo a tres asideros de la historia blanquilla: Solana, Garitano y Aragón.

Y Paco Herrera, que se erige como tabla de salvación blanquilla, tampoco logra acertar con las piezas para enderezar la situación de un equipo a la deriva.

Los sentimientos negativos se encadenan en el entorno del zaragocismo. Que no logra despejar las dudas y que se inunda de incógnitas. Terrible.




Outbrain

© HERALDO DE ARAGON EDITORA DIGITAL, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3290, Folio 156, Hoja Z-39438
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual