La cuestión delantera

El ataque es la posición más indefinida aún en el Zaragoza. Además de Gual, se barajan varios nombres.

Imanol Idiakez, junto a su ayudante Mario Gibanel, en el partido del sábado entre el Nástic y el Real Zaragoza.
Daniel Marzo

"Hemos tenido situaciones, hemos tenido la pelota en zonas buenas, cerca del área, pero el gol no ha entrado. Esperamos dos delanteros. Sabemos que debemos tener un poquito de paciencia, pero nos ayudarán, claro". Esta fue la síntesis principal del partido de Tarragona que efectuó Imanol Idiakez. Después de que su equipo dominara, se impusiera en cuanto a juego, pero se diluyera en el remate o su generación, en el discurso del entrenador del Real Zaragoza florece la cuestión primordial de este punto del proyecto, cuando se ha perdido a Borja Iglesias –un delantero que condicionaba todo un modelo, porque, en sí mismo era un sistema de juego–: la delantera. El ataque es ahora mismo la posición más indefinida e incompleta de la plantilla. Ahora mismo, solo Pombo y Jeison Medina tienen plaza fija. Jesús Alfaro va a salir y a Raí –con contrato y licencia del primer equipo– se le busca una cesión. Queda el lesionado Toquero, cuya continuidad es ahora mismo un núcleo de dudas. Puede salir, pero también puede quedarse. El mes de mercado que queda lo dirá.

Bajo este contexto, el Zaragoza tiene amarrada desde hace cuatro semanas la cesión de Marc Gual. Es el delantero elegido para encabezar la doble punta que Imanol Idiakez va a conservar del modelo de Natxo González: un 4-4-2 con rombo en el centro del campo, tal y como se viene observando en los ensayos de pretemporada.

Marc Gual llegará cuando el Sevilla decida. La operación está apalabrada: dos años de cesión y opción de compra obligatoria en caso de ascenso a Primera. El jugador lo tiene tan claro como el Zaragoza. Pero falta esa luz verde que se espera sea inmediata.

Faltará, entonces, otra pieza. Se escapó Longo tras la intromisión del Huesca y, ahora, el Zaragoza valora diferentes opciones –casi una decena, de variados perfiles– para completar esa delantera. En esa baraja, se encuentran Álvaro Vázquez (Espanyol) o Nano Mesa (Eibar), pero no son los nombres más sólidos de la agenda de Lalo Arantegui. El primero, por su alto precio. El segundo, por su voluntad de marcharse al Tenerife.

En los últimos días se han diluido otras posibilidades que ofrecía el mercado nacional para la categoría, como José Naranjo, fichado por el Tenerife, o Brandon Thomas, ex del Mallorca, cedido por el Rennes a Osasuna.

El perfil de ese delantero que se incorpore junto a Gual es lo que condiciona cualquier movimiento que pueda hacer el club aragonés antes del cierre de mercada. El quid de la cuestión. En este sentido, va a ser fundamental la idea y mecanismos de ataque del equipo en estos partidos de preparación. El Zaragoza brilló el año pasado gracias a su juego interior: casi todo el volumen de su fútbol se enfocaba hacia dentro, en parte, porque Borja determinaba eso. Mucho juego en la frontal, rupturas cerca del área, paredes finales... La plantilla está diseñada hacia esa propuesta, a simple vista.

El nuevo Zaragoza de Idiakez está presentando en sus primeros pasos algunos matices respecto al modelo de la pasada temporada. El sistema es el mismo, pero los mecanismos de ataque han variado algo: el equipo ataca más por fuera, por los laterales, y centra más al área (el año pasado el Zaragoza fue de los equipos que menos centraba de la categoría). El delantero que fiche el club además de Gual deberá encajar en ese tipo de producción ofensiva. Marc Gual es un punta dinámico más que de área, al igual que lo era Borja Iglesias, o lo es Pombo. El catalán genera juego más allá de las zonas de remate. No es un llegador. Ese perfil, el Zaragoza lo tiene de momento cubierto con Jeison Medina, quien sí se adapta a ese modelo de delantero rematador, como evidenció en su primer gol con la camiseta blanquilla, en Teruel.

De este modo, el Zaragoza estudia las opciones que mejor se adapten al modelo de juego y a la composición de la plantilla. O un especialista de área o un punta más móvil y habituado a atacar al espacio.

Etiquetas