Diego Rico, de 25 balones a 15 millones de euros

El Zaragoza lo vendió al Leganés por un millón de euros en 2016. Ahora, el club aragonés recibirá 375.000 euros de su traspaso al Bournemouth por derechos de formación

 

Diego Rico, embutido en la camiseta de su nuevo equipo, el AFC Bournemouth.
AFC Bournemouth

De 25 balones a 15 millones de euros. La progresión de Diego Rico se sintetiza numéricamente en esos registros. Representan la compensación que el Real Zaragoza entregó al Burgos Promesas cuando lo fichó, y el pastón que ha sacado por él el Leganés tras venderlo al Bournemouth de la Premier League. De esa cantidad en concepto de traspaso, el Real Zaragoza ingresará 375.000 euros por derechos de formación. Esta cifra a percibir forma parte del denominado mecanismo de solidaridad. Es el que corresponde a los derechos de formación de un futbolista cuando es traspasado a un club extranjero. Del total de la venta de Diego Rico a la Premier, se repartirá un 5% entre todos los clubes que lo hayan formado entre los 16 y los 23 años. De esta manera, según un porcentaje de aproximadamente un 0,5% anual, el Real Zaragoza ingresará 375.000 euros. El Burgos Promesas, club en el que comenzó a despuntar como jugador en edad juvenil y del que lo captó el club aragonés, también recibirá una sustancial porción. Todas estas cifras plasman numéricamente la progresión de Diego Rico, uno de los mejores productos manufacturados en esta década en la Ciudad Deportiva del Real Zaragoza.

La vida de Diego Rico la cambió Garitano. Y a él llamó anteayer Javier Rico, padre de Diego Rico, para agradecerle todo lo que había hecho por su hijo. El Garitano al que llamó Javier Rico no es Asier, el exentrenador del Leganés, club que ha disparado la cotización del futbolista y que lo ha catapultado al Bournemouth de la Premier League, sino a Ander Garitano, el directo hacedor de su fichaje por el Real Zaragoza. Ander, ese zurdo fetén que enamoró a Johan Cruyff en sus tiempos de futbolista grande del Athletic de Bilbao, encontró un chaval que le pegaba de cine con la zurda. A otros ojeadores les gusta ver vídeos y tal. Garitano es más de pillar el coche y observar al personal en vivo. Así se le iluminaron los ojos al ver a un chavalito de la selección juvenil de Castilla y León. Ander se fue hasta Segovia para encontrar el tesoro. Joya a precio de abalorio. Lo dicho, 25 balones y las gracias para el Burgos Promesas. Ese año, Ander Garitano y su olfato de perro perdiguero cazaron buenas piezas para el Real Zaragoza: José Mari y Carlos Hernández (Jaén), Víctor Rodríguez (Badalona), Tarsi (Gramanet). El que menos ha tocado la Segunda...

De Burgos a la Ciudad Escolar Pignatelli en Zaragoza. No lo tuvo fácil, Diego Rico. Se rompió el peroné al cuarto entrenamiento con Esnáider. El curso siguiente fue todavía peor. Jugó mucho menos en el filial. Apenas entraba en las convocatorias de Solana. Diego Rico veía los partidos desde la grada. El filial se despeñó a Tercera. Hasta que llegó Emilio Larraz al Zaragoza B y Diego Rico pasó a ser puntal indiscutible. Su calidad desbordaba la banda izquierda. Pronto se percató de ello Paco Herrera, que lo citó para el partido de las peñas que en septiembre de 2013 se jugó en Brea de Aragón. Y allí, en Piedrabuena, cerquita del río Aranda, se estrenó con el primer equipo. Desde ese día se hizo un sitio indiscutible en el Real Zaragoza. Lo jugó todo en tres años de defensa apasionada del escudo del león. Lo jugó todo, decía, y con todos los entrenadores, que es todavía mejor. Todos son todos, sin excepción: Paco Herrera, Víctor Muñoz, Ranko Popovic y Lluís Carreras. Todos confiaron en Diego Rico como lateral izquierdo. Incluso como central rindió. En tres ejercicios ligueros disputó 30, 33 y 39 partidos ligueros oficiales, respectivamente. Ojo al dato: con 102 citas oficiales en Segunda, es el futbolista del Real Zaragoza que en más ocasiones ha defendido la camiseta zaragocista en Segunda. Saltó a Primera y ahora vale 15 kilos en la Premier. Y solo costó 25 balones...

Etiquetas