El Madrid encuentra un bálsamo en la Copa

Un discutido penalti, un regalo de Bustinza y un gran gol de Vinicius garantizan el pase de los blancos a los cuartos de final.

 

Vinicius en la celebración de su gol.
Susana Vera/Reuters

Tres días después del nuevo batacazo en la Liga y la gran polémica generada por el VAR por el penalti no señalado a Vinicius contra la Real Sociedad, el Real Madrid encontró un bálsamo en la Copa. Precisamente, tuvo que ser una discutida pena máxima al filo del descanso la que abriese el camino de la victoria del Real Madrid ante el Leganés, asegurada por un regalo de Bustinza del que se aprovechó Benzema y coronada con un gran gol de Vinicius, a quien por fin le salió un disparo resolutivo con su derecha. Después de tener el joven delantero brasileño un detalle de generosidad para permitir marcar a Lucas Vázquez, Vinicius pudo celebrar un tanto para ser ovacionado por el Bernabéu cuando encontró portería e inmediatamente después cuando dejó su puesto al debutante Brahim Díaz. Tras tantos tropiezos y sinsabores, con su goleada ante un Leganés relativamente ordenado pero con poco espíritu, el Real Madrid se ha garantizado el pase a cuartos de final de Copa, lo que ya es una noticia destacable ahora que se encuentra en un momento muy delicado.

Dada su falta de gol, debió ser un empujón de Gumbau a Odriozola, resuelto por la eficacia de Sergio Ramos desde el punto de penalti, el que facilitase la goleada del conjunto blanco ante el Leganés que tuvo sus oportunidades para dar en la primera parte otro golpe en el Bernabéu, pero le faltó contundencia ofensiva. Una vez más tuvo el Real Madrid preocupantes altibajos, pero al menos no cometió sus habituales errores de concentración iniciales, saltando al terreno de juego con verdadera energía para reconciliarse con sus aficionados, que no llegaron a ser ni 45.000 para asistir a un choque copero que se presentaba muy peligroso para Santiago Solari y los suyos dada la crisis que atraviesa el equipo. Sin embargo, el Madrid lo saldó con aprobado alto, ya que aunque su victoria fue por momentos insulsa y salpicada de dudas, sí mejoró su imagen en compromiso, solidaridad y solidez.

Con la lección aprendida después de todo lo ocurrido en este deprimente curso y del varapalo sufrido ante el que fue su verdugo en la Copa la pasada temporada, el Real Madrid, pese a que continúa sin pegada y concediendo demasiadas oportunidades a sus rivales, por lo menos saltó con energía y bastante aplicado frente al conjunto pepinero. Con Isco de nuevo en el banquillo, porque Solari apostó por Valverde, Casemiro y Ceballos en la línea de tres del medio campo, para repetir en ataque con Lucas Vázquez, Benzema y Vinicius, que volvió a ilusionar y dejar muy buenas sensaciones, con gol incluido.

Sin un 'killer', al Real Madrid le cuesta reflejar en el marcador su dominio, como ocurrió una vez más en la primera mitad frente a un Leganés que por momentos le perdió el respeto al poderoso dada la incapacidad de los blancos en los últimos metros. Tras un prometedor comienzo de partido, el Madrid fue desapareciendo sin el balón en su poder y, de más a menos, permitió que el equipo de Mauricio Pellegrino equilibrase el choque y dispusiese de una oportunidad inmejorable para ponerse por delante. Ocurrió a los 26 minutos, cuando, en una contra, Martin Braithwaite recibió al espacio, se marchó de Nacho y se plantó solo ante Keylor Navas, pero, al igual que a Benzema y compañía, le faltó efectividad. Perdonó el delantero del Leganés y el Madrid respiró aliviado, mientras el Bernabéu comenzaba a ponerse realmente nervioso, al comprobar que el ímpetu y la movilidad del principio se convertían de nuevo en fútbol pausado y sin chispa, con los jugadores tomándose un descanso demasiado temprano.

Un minuto antes de ese susto del Leganés Odriozola reclamó un posible penalti de Tarín cuando el lateral guipuzcoano se disponía a armar la pierna para disparar. Después fue Sabin Merino el que se quejó de haber sido víctima de otra pena máxima por parte de Nacho, aunque en esta ocasión el agarrón del central madridista se produjo fuera del área. Después de un paradón de Keylor Navas pasada la media hora, mientras el duelo insípido se movía cerca del término de la primera parte sin demasiados sobresaltos, aunque con el terreno inclinado a favor de los locales, llegó el penalti que tranquilizó al madridismo. No se conformó el equipo de Solari con ese triunfo por la mínima, aunque bajó el ritmo por parte de ambos equipos y el Madrid continúo con escasa claridad ofensiva. Afortunadamente para los blancos, el Leganés, sin fe, se dejó de llegar y entre Bustinza y Vinicius acabaron por certificar la superioridad madridista.

Ficha técnica

Real Madrid, 3 Leganés, 0

Real Madrid: Keylor Navas, Odriozola, Nacho, Sergio Ramos, Reguilón, Valverde, Casemiro, Ceballos, Lucas Vázquez (Isco, min. 71), Benzema (Cristo, min. 83)y Vinicius (Brahim Díaz, min. 78).

Leganés: Cuéllar, Juanfran (Arnaiz, min. 80), Bustinza, Tarín, Siovas, Gumbau (Silva, min. 46), El Zhar (Eraso, min. 63), Rubén Pérez, Recio, Sabin Merino y Braithwaite.

Árbitro: Gil Manzano (Comité Extremeño). Tarjetas amarillas a Gumbau, Nacho y Rubén Pérez.

Goles:

1-0: min. 44, Sergio Ramos, de penalti.

2-0: min. 68, Lucas Vázquez.

3-0: min. 77, Vinicius.

Incidencias: Partido correspondiente a la ida de octavos de final de la Copa del Rey, disputado en el Santiago Bernabéu. 44.231 espectadores.

Etiquetas