Un zaragozano y un conocido exzaragocista, en la cima del mundo

El zaragozano Luis Aragón es el encargado del área de metodología de porteros del Al Ain, sorprendente rival del Madrid en la final del Mundial. Alen Peternac es el segundo entrenador.

Alen Peternac, segundo entrenador, y Luis Aragón, encargado del área de porteros, en Al Ain.
Heraldo.es

El Al Ain es uno de los equipos del momento. Sorprendente finalista del Mundial de Clubes de la FIFA tras eliminar en semifinales a River Plate, este sábado se medirá al Real Madrid por el trono del fútbol internacional. Ubicado en la ciudad con la que comparte nombre, es uno de los clubes más poderosos de Emiratos Árabes. Fundado hace medio siglo, acumula 13 ligas, 9 copas y, su logro más importante, una Champions Asiática en 2003.

Estas semanas, con motivo de su 50 aniversario, participa como anfitrión en el Mundial de Clubes, donde está escribiendo la página más importante de su historia. Pase lo que pase ante el Real Madrid, su diciembre de 2018 ya es histórico. Y allí, viviendo estos días dorados, se encuentra el zaragozano Luis Aragón, que desde este verano es el encargado del área de metodología de porteros y entrenamientos de la Al Ain Academy.

"Eliminar a River Plate fue increíble. La idea del club era competir y pasar la primera eliminatoria contra el Team Wellington de Nueva Zelanda. Fue una sorpresa porque al descanso el equipo iba perdiendo 0-3, se remontó y se ganó en penaltis (4-3). A partir de ahí, contra el equipo de Túnez en cuartos se hizo un fantástico partido (3-0) y la gente empezó a creérselo. A base de buen fútbol y de coraje nos hemos plantado en la final", relata orgulloso Aragón desde la otra punta del mundo.

Y ahora, el Real Madrid. Un reto mayúsculo que el Al Ain afronta sin complejos. "Hace un mes me preguntas y te digo que el Al Ali es un buen equipo en el campeonato local pero se suele cometer muchos errores de concentración, bajones de intensidad... Pero ahora estamos ante un grupo de jugadores que ha pasado brillantemente tres eliminatorias, que va a tener el respaldo del público y aunque llegue cansado ha superado con creces las expectativas", explica con ambición. "El Real Madrid es el favorito pero el fútbol nos ha demostrado que hay sorpresas y si alguien se merece una sorpresa es el Al Ali. Para el club y su afición ganar sería algo grandioso", agrega.

Luis Aragón aterrizó este verano en Emiratos Árabes después de siete años recorriendo el globo como entrenador, formador o director deportivo. Empezó en la secretaría técnica del FC Barcelona y después se enroló en distintos proyectos en Azerbayan, Eslovenia y Kuwait. "El reto es mejorar la estructura de porteros porque es una de las facetas que más quieren desarrollar a corto plazo. En la liga es obligatorio jugar con porteros emiratíes y los fichajes son muy costosos. Por eso, el Al Ain quiere apostar por la formación desde la base", relata.

Peternac, un amigo

En su aterrizaje se encontró con dos técnicos españoles, Beto y Llorenc, que asumen funciones de dirección técnica y con un conocido exzaragocista, el croata Alen Peternac, que ejerce de segundo entrenador del Al Ain. "Jugar contra el Madrid es lo más grande que le ha pasado al Al Ain", comentaba esta semana el exdelantero. "Es un buen amigo. Nos vemos mucho y hablamos siempre de fútbol", apunta Aragón, que relata su día a día como una lucha constante contra el termómetro. "En meses como julio, agosto o septiembre, a partir de las 6 de la mañana tenemos 44 grados. La vida se reduce a estar en casa, en el coche o en un centro comercial. Es impensable salir a la calle. A partir de las 18.00 empiezan los entrenamientos. Aunque sigue habiendo más de 40 grados, en algún momento hay que entrenar", señala. Ahora, en su invierno, el calor da una pequeña tregua y "es momento de disfrutar del buen tiempo y la playa".

Explica que los jugadores rezan "cinco veces al día" y "muchas veces se detienen los entrenamientos". En uno de los momentos más destacados de su trayectoria, se acuerda de sus inicios en el fútbol aragonés y de las personas que, en el Ebro, el Balsas o el Pablo Iglesias le dieron una oportunidad. "Es un orgullo representar a nuestra comunidad. Tenemos que valorar el gran nivel de nuestro fútbol", remata. 

Etiquetas