En memoria del gran Óscar Mainer

El I Torneo Memorial Óscar Mainer reunió ayer a las selecciones de Navarra, País Vasco y Aragón.

El seleccionador Jordi Ribera, ayer en el homenaje a Óscar Mainer, celebrado en Maristas.
Heraldo

Apenas tres meses después de su fallecimiento, el I Torneo Memorial Óscar Mainer reunió ayer a lo mejor de las canteras masculinas y femeninas de Navarra, Euskadi y Aragón. El escenario elegido para la cita fue el pabellón de Maristas, el centro escolar desde el que el legendario extremo zurdo dio el salto a la élite española y mundial. La competición, promovida por la Federación Aragonesa de Balonmano y por la firma Anagán nace para quedarse como referencia nacional en el balonmano de formación. Tanto Juan Carlos Caamaño como Alberto Sainz se han volcado en la organización de un torneo que honra la memoria del desaparecido jugador.

Junto a su familia (su esposa, Cristina, y sus hijos, Rafa y Jorge), la presencia del seleccionador nacional absoluto, Jordi Ribera, aquilató dimensión de la cita. Mariano Soriano, director general del CSD, tampoco quiso perderse este encuentro. Juan Caamaño, delegado del equipo nacional absoluto; la familia marista; directivos como Jesús Roc; amigos de siempre, como Ángel López-Coronado o Antonio Jerez... Todos intentaron estar a la altura de este reconocimiento a Óscar Mainer, el hombre que además de dejar una huella indeleble en Aragón, fue el autor material de la Copa de Europa conquistada por el Portland San Antonio de Pamplona en 2001. Patxi Lezaun lo recordó trayendo la copa que testifica la conquista navarra, la conquista de Mainer.

Etiquetas