"Me ha felicitado gente con la que no había hablado nunca"

El zaragozano Miguel Clavería, que hoy cumple 23 años, admite su asombro por la repercusión del tanto ante siete rivales.

 

Hoy celebra su cumpleaños más especial. Miguel Clavería, de 23 años, se encuentra sumido en una nube de asombro. El zaragozano trata de continuar con la mayor normalidad posible su cotidiano día a día. El pasado sábado, el jugador del Stadium Casablanca firmó un gol que no olvidará jamás. Después de excluir a cinco de sus compañeros, el lateral se quedó en solitario como único jugador sobre el campo. Enfrente siete rivales (seis jugadores más el portero) del BM Huesca, a los que Miguel fue capaz de batir con un soberbio disparo desde más de 10 metros. Un tanto, publicado el domingo por Heraldo.es, que el deportista recuerda con una sonrisa en su rostro.

"Los árbitros, estando yo solo, amenazaron con pitar pasivo. Todavía no me lo creo. Al principio me lo tomé como algo gracioso, pero al final el gol ha dado la vuelta a toda España", admite. No solo a nuestro país, su gol fue visto, incluso, más allá de nuestras fronteras. "La novia de un amigo me dijo que lo había visto en Florida a través de las redes sociales", relata Clavería.

El histórico gol llegó mediada la segunda mitad. Y, aunque no sirvió para poder llevarse el triunfo del pabellón oscense, se trata del gol "más especial" de su carrera. "El lunes me felicitaba gente en la universidad con la que no he hablado en toda la carrera. Mi familia, mis amigos, todos nos lo hemos tomado con humor", explica este estudiante de ingeniería industrial.

Tras permanecer el curso pasado en Esslingen (Alemania), Miguel retomó su gran pasión este año incorporándose a las filas del Stadium Casablanca, con el que compite en Segunda Nacional. Criado en la prolífica cantera de corazonistas, sus 193 centímetros de estatura alcanzaron la élite en 2014, cuando formó parte de la primera plantilla del desaparecido Balonmano Aragón en la Liga Asobal. Allí, bajo las órdenes de Mariano Ortega, compartió vestuario con figuras como Demetrio Lozano, Amadeo Sorli, Toño Cartón o su amigo Javier Ariño, actual jugador del Bada Huesca.

Anteriormente había defendido la camiseta del Balonmano Dominicos. “Nunca antes había metido un gol tan especial. Junto con el día que le metí siete goles al Barcelona en Asobal, esta anécdota es algo que recordaré toda la vida", concluye el autor del gol de la temporada en el balonmano español.

Etiquetas