El Tecnyconta mira a la Copa

El conjunto aragonés destroza al UCAM Murcia (88-68) y conquista su octava victoria de la temporada. 

Tecnyconta Zaragoza-UCAM Murcia.
Aránzazu Navarro

Fue una contienda desigual. El Tecnyconta exhibió este domingo su mejor versión, sobre todo en el ámbito defensivo, y solventó el duelo con carácter, aplomo y prontitud. No dio opción al UCAM Murcia, un equipo con numerosos argumentos en todas sus líneas, pero que sigue muy alejado aún de su verdadera dimensión. El cuadro aragonés, con una convicción admirable en su juego, completó otra notable actuación al calor de sus aficionados, especialmente tras protagonizar un primer cuarto espectacular, y sigue optando decididamente a la Copa del Rey. De momento, ya contabiliza ocho triunfos en el curso actual, y permanece a una sola victoria del quinto clasificado tras la celebración de 15 jornadas. La gesta aún es posible.

El Murcia es un bloque enérgico y vigoroso, sólido atrás y con unas capacidades físicas sobresalientes. Sin embargo, en el torneo doméstico viene presentando un inusual desatino en sus lanzamientos, incluso desde la línea de personal, lo que ha supuesto una rémora gigantesca en cada una de sus actuaciones. Se trata del segundo peor ataque de la competición, después de ofrecer registros muy deficientes en los tiros de 2 (un 48% de acierto) y también en los tiros libres, donde apenas supera el 68% de efectividad. En Zaragoza, su impericia ofensiva se acentuó aún más.

Uno de los atractivos del choque atendió a Damjan Rudez, ovacionado en su regreso al pabellón Príncipe Felipe. El croata, un francotirador formidable, fue una pieza capital en las mejores temporadas del Tecnyconta Zaragoza, de 2012 a 2014, incluido el curso en el que los aragoneses, contra todo pronóstico, se alinearon en la tercera posición de la tabla al término de la competición. El croata tuvo una actuación discreta, con 6 puntos en 17 minutos de juego. 

El Tecnyconta arrolló en el inicio. Se empleó en ataque con serenidad y criterio, buscando con paciencia las mejores situaciones de tiro; y se aplicó, al mismo tiempo, con seguridad y contundencia en las labores de contención. A los dos minutos y medio, el cuadro aragonés ya había edificado una renta de nueve puntos en el marcador (9-0), con las canastas de Radovic, McCalebb y Seibutis, y con tres lanzamientos de McCalebb desde la línea de personal. El entrenador visitante, Javier Juárez, detuvo el encuentro para intentar resolver los continuos desajustes de su equipo, que por entonces no había conseguido anotar. Pero el escenario se mantuvo tras el tiempo muerto, y el conjunto visitante, permanentemente superado, continuó sin respuestas ante el sobresaliente desempeño de los zaragozanos. Así que el equipo de Porfirio Fisac, brillante por momentos, amplió su ventaja con suma facilidad. En el ecuador del primer acto, los locales gobernaban el duelo con autoridad (20-5) frente a un oponente que, al margen de su fragilidad atrás, presentaba muy poca amenaza en sus acciones de ataque. A los diez minutos de partido, el Tecnyconta ya había inclinado el duelo a su favor, después de haber facturado 31 puntos con Stan Okoye (11 tantos), Bo McCalebb (7) y Nemanja Radovic (6) como jugadores más incisivos. Cerró el primer cuarto con una ventaja de 17 puntos en el marcador (31-14) y emitiendo señales muy positivas en su juego. Además, se estrenó en la máxima categoría Ander Urdiain, uno de los valores más emergentes de la cantera.

Askia Booker, inédito en el tramo inicial, asumió el protagonismo en los primeros compases del segundo cuarto. Cinco puntos consecutivos del base redujeron las distancias (31-19), en un momento especialmente adverso para los aragoneses, que por entonces habían dejado de producir. De hecho, los locales sólo habían sumado un sólo punto en cuatro minutos, lo que aprovecharon los murcianos para acercarse en el marcador (32-22). Sin embargo, el Tecnyconta se sobrepuso con prontitud gracias a dos certeros triples de Stan Okoye (38-22), muy punzante en sus intervenciones y devastador desde el perímetro. El propio Okoye, con otro triple convertido, amplió la ventaja local (41-24) antes de que Carlos Alocén levantara a la grada de sus asientos -otra vez más- con una acción personal de ingenio, talento y madurez (43-24).

El intento de remontada del Murcia se quedó en un amago de la nada. Al descanso, pese a completar un mal segundo cuarto, los zaragozanos seguían contando con una importante renta en el marcador (43-27), en gran medida por su solvencia defensiva y por la particular exhibición de Okoye, que alcanzó el intermedio con 20 tantos en su haber, y con 6 de 7 en sus lanzamientos desde la línea de 6,75. Una actuación colosal.

A partir de ahí, el Tecnyconta disfrutó de un partido plácido, sin apenas oposición, frente a un rival que nunca creyó en la remontada y que abandonó la pista abatido y desencantado, cabizbajo, muy mermado anímicamente tras ser arrollado por su rival. El segundo tiempo, con todo ya sentenciado, sirvió para que los jugadores fueran engordando sus estadísticas. Sobre todo Okoye, quien finalizó la contienda con 22 créditos de valoración, fundamentados en 29 puntos y 4 rebotes en la media hora que permaneció sobre la pista. También Seibutis, con 14 tantos, y Carlos Alocén (17 de nota general, con 9 puntos, 4 capturas y 4 asistencias), volvieron a evidenciar la inmensidad de su talento.   

Etiquetas