Triunfo vital del Tecnyconta

El equipo aragonés supera al Joventut (71-69), un rival directo en la lucha por la salvación, tras un duelo muy igualado que se ha decidido en el último instante. Jelovac (22 puntos) ha resultado capital en la victoria zaragozana.

Tecnyconta Zaragoza - Divina Seguros Joventut
Aranzazu Navarro

Jelovac, con una actuación colosal, ha abanderado este domingo la victoria del Tecnyconta Zaragoza. El serbio ha resultado capital en el triunfo de los aragoneses, que se han impuesto al Joventut de Badalona (71-69), un rival directo en la lucha por la salvación, tras un duelo equilibrado hasta el último suspiro. Jelovac ha facturado 22 puntos, con 5 triples convertidos en 6 intentos, al margen de aportar 2 rebotes y de generar 4 personales en 26 minutos de juego. Además, ha asumido el mando en los momentos más comprometidos del choque. El equipo de Luis Guil no ha recuperado el ‘basketaverage’ particular con los catalanes -perdió por cuatro puntos (80-84) en el choque de la primera vuelta-, pero da un paso gigantesco en sus aspiraciones de sellar la salvación. De momento, ya ha abandonado las posiciones de descenso a la Liga LEB.

De inicio, el Tecnyconta se ha manejado en ataque con una dificultad imprevista. Con un juego lento, plano y previsible, los zaragozanos no han hallado situaciones ventajosas de tiro. La mayoría de sus puntos han atendido a acciones individuales, con los jugadores fabricándose sus propias canastas. Sin apenas productividad ofensiva, el conjunto de Luis Guil enseguida se ha visto en desventaja frente a un oponente enérgico, constante y muy seguro de sus fuerzas. A los cinco minutos, el cuadro catalán había adquirido una renta de cuatro puntos en el marcador (5-9), con dos triples consecutivos -Sabat y Vidal-, y emitía sensaciones muy positivas en su juego. El Joventut incluso gobernaba el juego interior, un aspecto donde no se distingue, precisamente, por su amplitud de recursos. Los visitantes han cerrado el primer acto con 10 rebotes en su haber, frente a los 7 sumados por los zaragozanos. Un dato especialmente significativo, cuando los catalanes, a lo largo de la competición, presentan el peor porcentaje de capturas de toda la Liga Endesa.

Pese a todo, el conjunto aragonés ha sabido reaccionar con prontitud: un 2+1 de Benzing, primero, más una posterior canasta de Norel han modificado el escenario en sólo 40 segundos, y los locales han recuperado el pulso (10-9). Al margen de sus indecisiones en ataque, el Tecnyconta también ofrecía importantes desequilibrios en su estructura de contención. Así, la escuadra de Diego Ocampo ha generado numerosos lanzamientos liberados, sobre todo desde el perímetro, y de nuevo ha alimentado su autoestima con una renta de seis puntos (10-16). Por entonces, el equipo local ya arrastraba otra rémora de envergadura: la ausencia de Henk Norel, cuya vehemencia defensiva lo ha había llevado al banquillo a los siete minutos de juego, tras cometer su segunda falta personal.

El Tecnyconta, sin embargo, ha sabido sobreponerse a todos los contratiempos y, con un triple frontal de Bellas, ha reducido su desventaja a la mínima expresión (19-20), justo al término del primer cuarto.

En el segundo acto, ya ha emergido con fuerza la figura de Steve Jelovac. El serbio, afilado y punzante, ha sido un azote permanente para el rival y ha impulsado la remontada de los zaragozanos. El ala-pívot ha protagonizado los cinco primeros puntos del acto, primero con un certero triple y luego con una cómoda penetración, y el Tecnyconta ha adquirido su máxima ventaja del partido (24-20). Pero era un duelo de ida y vuelta, con un constante intercambio de golpes y canastas. Un escenario donde el Joventut se encuentra especialmente cómodo, gracias a una propuesta intensa, valiente y directa, en ocasiones imprevisible y anárquica, que dificulta el desempeño defensivo del rival. En cualquier caso, el equipo aragonés gobernaba el marcador en el intermedio (41-39), en gran medida por el talento ofensivo de Jelovac y la insistencia en la pintura de Isaac Fotu. El serbio ha anotado 11 puntos en el segundo cuarto, con un solo error en sus lanzamientos; mientras que el neozelandés sumaba en todos los órdenes: 11 tantos, 4 rebotes, 1 asistencia y 4 faltas recibidas en 12 minutos. Cifras muy positivas para un jugador que, más allá de las estadísticas, tiene una notable incidencia en los aspectos intangibles del juego.

El Tecnyconta ha sido un bloque dócil en los primeros compases de la reanudación. Con un desacierto inusual en sus acciones de ataque, enseguida ha dejado de anotar: sólo tres puntos facturados en siete minutos. Al mismo tiempo, ha presentado un sistema defensivo vulnerable y quebradizo, sin la actividad que demandaba el encuentro, y se ha desencajado con suma facilidad. Además, ha sido incapaz de cerrar el rebote, lo que le ha proporcionado a su rival repetidas opciones de tiro. Y el Joventut, muy incisivo desde el perímetro, no ha desaprovechado concesiones de tal magnitud con los triples de Bogdanovic (46-53). Cuando los visitantes amenazaban con romper el partido, Fotu y Benzing han salido al rescate de los zaragozanos para minimizar el daño. Por entonces, el cuadro de Luis Guil ya había elevado sus prestaciones defensivas, lo que había rebajado drásticamente los porcentajes de tiro de su rival. Por eso, los locales seguían optando a la victoria (53-55), a la media hora de juego, pese a su desconcierto ofensivo -por momentos desalentador-y al desatino exhibido desde la línea de 6,75: cuatro triples convertidos en 15 intentos, tres de ellos de Stevan Jelovac.

En el tramo decisivo, con el marcador igualado, el conjunto zaragozano se ha empleado con mayor convicción que su rival, sobre todo en sus acciones de ataque. De hecho, la plantilla aragonesa dispone de artistas cotizados en este tipo de envites, cuando hay que asumir riesgos y responsabilidades. Sobre todo Stevan Jelovac, un jugador habituado a reivindicarse en los momentos de fragor, cuando las manos tiemblan y los aros se encogen. Antes de que el serbio ocupara el centro de la escena, una canasta de Norel y una genial penetración de Sergi García, otro jugador que nunca se esconde, habían empatado el duelo (62-62) a siete minutos del final. El preparador de los visitantes, Diego Ocampo, ha detenido el choque para corregir las desatenciones de su equipo, y el duelo, a partir de ahí, se ha tornado tenso, duro, áspero, trabado, sin ritmo ni fluidez en ninguno de los dos bandos. A un minuto de la conclusión, Vidal ha reducido la desventaja de los visitantes a la mínima expresión, tras errar su segundo lanzamiento desde la línea de personal (68-67). Después, Jelovac ha protagonizado la genialidad del partido con un certero triple, muy lejano, al límite de la posesión, que ha vuelto a distanciar a los locales (71-67). Aun con todo, el Joventut ha competido hasta el último suspiro. Incluso ha dispuesto de un último tiro, ejecutado por Jordan, que habría forzado la prórroga si el balón, con un suspense de película, no hubiera sido repelido por el aro. Finalmente, el equipo de Luis Guil se ha adjudicado el triunfo (71-69), y da un paso de gigante, prácticamente definitivo, en sus ambiciones de sellar la salvación. Eso sí, el partido ha dejado una certeza: el principal activo del Tecnyconta es su afición. El respaldo de la grada, su fe, su entusiasmo, su insistencia y su vigor han vuelto a tener un efectivo expansivo en los jugadores locales, que han aumentado su energía en los momentos de debilidad.

Etiquetas