Un juez rebaja la sanción de un entrenador de balonmano de siete meses a cuatro partidos

El técnico Chechu Gargallo ha visto estimado su recurso contra el Comité Aragonés de Disciplina Deportiva

Chechu Gargallo, con su equipo La Jota femenino, en el Nacional cadete
Rubén Losada/Fotografiarte

La sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Aragón estimó en buena medida el recurso del entrenador aragonés de balonmano, Chechu Gargallo, tras la resolución de 20 de octubre de 2016, dictada por el Comité Aragonés de Disciplina Deportiva, por el cual castigaba al técnico con siete meses de sanción, dejándola en cuatro partidos, después que estimó en parte el recurso interpuesto por Gargallo ante este Comité, tras ser sancionado con un año inicialmente por el de Apelación de la Federación Aragonesa de Balonmano el 2 de septiembre de 2016. «Yo solo quería lavar mi imagen en el balonmano aragonés», manifiesta el técnico sancionado, que finalmente tuvo que cumplir la sanción de siete meses y ahora, los tribunales le han dado parcialmente la razón y se la han rebajado a cuatro partidos.

Consulta la información del balonmano

Los hechos por los que Gargallo fue sancionado acaecieron tras la disputa de un partido de balonmano el 30 de abril de 2016, correspondiente a la final del Campeonato de Aragón de los Juegos Escolares en categoría cadete masculina, disputado en el Pabellón de Valdefierro entre los equipos Dominicos y Corazonistas. Una vez finalizado el partido, Chechu Gargallo, entrenador del Dominicos, se dirigió en varias ocasiones a un miembro de la Federación Aragonesa de Balonmano en términos irrespetuosos y amenazantes; en concreto, consta en las actuaciones que él mismo le dijo: «No te rías de mí que te meto dos hostias. Si vas a por mí dímelo, te has reído de mí, que yo te he dado trabajo cuando no tenías nada». Posteriormente se disculpó de las palabras expresadas ante el federativo.

La demanda se centraba en las siguientes cuestiones: en primer lugar, Gargallo pedía la nulidad del procedimiento sancionador al considerar que no se había tramitado debidamente el expediente y que la sanción impuesta de siete meses era desproporcionada. Además, solicitaba en la misma una indemnización por los perjuicios causados, una cantidad de 17.240 euros, que corresponde a los perjuicios económicos por ganancias no obtenidas y por las consecuencias sufridas en su salud.

Consta en el expediente, un correo electrónico remitido por Chechu Gargallo a la Federación Aragonesa de Balonmano, dirigido al denunciante, miembro de la misma, el 2 de mayo, dos días después de producirse los hechos controvertidos, en los siguientes términos: «Buenas noches. Te pido perdón por mis palabras el otro día, me sentí provocado por tu mirada y estaba nervioso por el partido y mis problemas personales».

Asimismo, en comunicación ante el Comité de Competición y Disciplina Deportiva remitido a través del club Balonmano Dominicos del Zaragoza, manifestaba su arrepentimiento en estos términos. «En primer lugar, quiero mostrar mi arrepentimiento por mis desafortunadas palabras dirigidas a un miembro de la federación. Se lo he comunicado a él por escrito, y sirva también este medio para que este Comité tenga a bien transmitírselo, si así lo cree conveniente», remitió el técnico aragonés.

La sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Aragón estimó, en parte, el recurso interpuesto por el entrenador aragonés contra la resolución de 20 de octubre de 2016, dictada por el Comité Aragonés de Disciplina Deportiva rebajando de siete meses a cuatro encuentros de sanción, que ha cumplido sobradamente.

Más información del deporte aragonés en la web de Afición

Etiquetas