Teruel, protagonista de la Vuelta Ciclista a España 2019

La quinta jornada (28 de agosto) finalizará en el Pico del Buitre, en Javalambre, y la siguiente etapa (29 de agosto) comenzará en Mora de Rubielos.

 

Recorrido de la Vuelta 2019
www.lavuelta.es

La Vuelta ciclista a España de 2019, que se disputará del 24 de agosto al 15 de septiembre, recalará en Teruel por octava en su historia. Y lo hará en dos etapas, tal y como se confirmó este miércoles en la presentación del recorrido oficial de la prueba, en un acto celebrado en el Auditorio de Alicante –desde donde comenzará la carrera, que cumple su 74ª edición–. Teruel, en este sentido, será protagonista en la quinta y sexta jornada del calendario: primero, el 28 de agosto, con un final inédito, con la llegada en alto al Pico del Buitre, en el Observatorio Astrofísico de Javalambre –situado en Arcos de las Salinas–; y al día siguiente, el 29 de agosto, en una sexta etapa que partirá desde Mora de Rubielos, transcurrirá por la sierra de Gúdar y finalizará en la localidad castellonense de Ares del Maestrat.

<div style="visibility: hidden" overflow tabindex=0 role=button aria-label="Loading..." placeholder>Loading...</div>La subida a Javalambre tendrá una gran exigencia para el pelotón. Alcanza los 11,8 kilómetros con una pendiente media del 7,3%. La ascensión arranca a mitad de camino entre las localidades de Arcos de las Salinas y Los Cerezos, y después se prolonga hasta una altitud de 1.957 metros hasta llegar al observatorio, cuando ya se habrán sumado unos 900 metros de desnivel positivo. Un reto para los corredores y una jornada de numerosos atractivos para los corredores.

Un día más tarde, en la sexta etapa de la prueba, habrá una jornada de media montaña, con final también inédito en Ares del Maestrat (Castellón). Se trata de una subida corta de 5 kilómetros y un 5,5% de desnivel. Antes, una vez iniciada la etapa en Mora de Rubielos, la carrera transcurrirá por Nogueruelas, el puerto de Nogueruelas, el puerto de Linares, Mosqueruela, Villafranca del Cid, Morella, Catí, La Torre d’ en Besora y puerto de Culla, para afrontar después el puerto de Ares.


Discover the finish in Javalambre's Astrophysics Observatory with @f_escartin, @pedrodelgadoweb & @kiko#LaVuelta19 pic.twitter.com/Brg4AHjMTY

— La Vuelta (@lavuelta) 19 de diciembre de 2018

Será la octava ocasión en la que la Vuelta transite por la provincia de Teruel. La más cercana en el tiempo acaeció el 5 de septiembre de 2016 con una etapa que partió de Alcañiz con dirección a Peñíscola, pasando por Mas de las Matas, Calanda y Aguaviva. Dos años antes, la meta se instaló en la estación de esquí de Valdelinares. La capital turolense también fue el punto de llegada en cuatro ocasiones (1973, 1977, 1983 y 1999), Valdelinares en dos (2005 y 2014) y Alcañiz una, con la línea de meta incrustada en el interior del circuito de Motorland en 2012.

La montaña, protagonista

La Vuelta a España 2019 vuelve a apostar por un perfil montañoso y etapas que no llegan a los 200 kilómetros, en busca de intensidad y emoción en su 74ª edición, tal y como se anunció durante la presentación del recurrido oficial. Al acto acudieron el director general de Deportes del Gobierno de Aragón, Javier de Diego, además de una extensa expedición de la Comarca de Gúdar Javalambre.

El pelotón tomará la salida el 24 de agosto en Torrevieja para acabar tres semanas después, el 15 de septiembre en Madrid, tras recorrer 3.272,2 kilómetros a lo largo de 21 etapas, ocho de ellas con llegadas en alto. En su apuesta por dar espectáculo, la Vuelta vuelve a dar protagonismo a la montaña, que se ha convertido ya en una de sus señas de identidad, con ocho llegadas en alto, cinco de ellas inéditas en la ronda española. "Lo que funciona hay que mantenerlo", dijo el director de la Vuelta, Javier Guillén, en el acto de presentación de la prueba.

Hasta 59 puertos, 13 más que la pasada edición de 2018, tendrán que superar los corredores, en una Vuelta que vuelve a comenzar con una contrarreloj por equipos tras la individual del pasado año, en Torrevieja. La carrera tendrá un primer punto de inflexión antes de la primera jornada de descanso en la única etapa en Andorra, en la que por primera vez se incluye un tramo de cuatro kilómetros de grava que pondrá a prueba a los ciclistas.

Hasta cinco puertos incluida la llegada en uno de primera categoría en el Alto Els Cortals d’Encamp se encargarán de cribar el pelotón antes de la primera jornada de descanso. Después, la Vuelta llega a Francia con una contrarreloj individual de 36,1 km y tras pasar por Navarra y por el País Vasco, llegará a Cantabria con el temible alto de Los Machucos con rampas de hasta el 28%. La carrera seguirá por el norte, antes de emprender su última semana por las carreteras del centro de España y llegar a la dura penúltima etapa con una inédita llegada en la plataforma de la sierra de Gredos, a más de 1.700 metros de altitud. La etapa final será en Madrid.

Etiquetas