Luis Alberto Hernando: "Apuntarme a atletismo con nueve años me cambió la vida"

 Este guardia civil, olímpico y seis veces campeón del mundo de trail, es el padrino de la Carrera por la Diabetes que se celebrará en Zaragoza el 11 de noviembre. 

Luis Alberto Hernando, con su dorsal de la Carrera por la Diabetes.
Verónica García

¿Qué supone ser el padrino de la próxima Carrera por la Diabetes?

Un honor. Estas causas merecen la pena. Todos debemos implicarnos porque son cosas muy serias. Si mi persona puede ayudar a proyectar problemáticas como la de la diabetes, me siento orgulloso. Que nadie olvide que hay 120.000 diabéticos en la Comunidad y que se estima que en 2030 habrá un 17% más. ¡Tenemos que actuar y prevenirlo con el deporte!

¿Cuál es su relación con Aragón?

Soy aragonés de adopción. Nací en Burgos y desde que llegué a Aragón en 2002, me he sentido uno más. Vivo en Jaca y con mi esposa, que es zaragozana, nos estamos haciendo la casa de nuestra vida. Nuestros dos hijos son aragoneses de pura cepa.

¿Cómo nació su pasión por el deporte?

De niño, en mi pueblo, Cubillo del Campo, me gustaba hacer el bruto, pero a los nueve años, mi padre me apuntó dos días a la semana al club de atletismo Capiscol de Burgos y me cambió la vida. Al principio lo que hacíamos era jugar. Tuve unos entrenadores fabulosos que hacían que nos divirtiéramos. Un día saltábamos longitud y el otro tirábamos la jabalina. Hasta mi padre, Félix, se apuntó a hacer deporte y terminó siendo campeón del mundo de maratón de veteranos.

Lo que comenzó como un juego ha marcado su vida.

El deporte marcó y sigue marcando mi vida. Me ha servido para seguir unos hábitos sanos y me ha dado momentos muy felices.

También hizo la mili.

Sí, hice cuatro años de mili en Valencia. Me enteré de que en el Ejército se podía practicar deporte. Cuando cumplí 18 años, comencé el servicio militar. Y se cumplieron mis expectativas. Realicé mucha actividad física y fui aprendiendo y perfeccionándome. De hecho, posteriormente entré en la Guardia Civil pensando en las unidades de montaña y en los equipos de competición. Así fue como participé en los Juegos Olímpicos de Turín de 2006 en el equipo español de biatlón. Se lo debo casi todo al deporte.

¿Fue especial participar en unas Olimpiadas de invierno?

Yo ya me conformaba con aspirar a competir en unos Juegos. Llegué a Jaca con 24 años, sin saber esquiar. Manuel Valiñas, que era mi superior y mi entrenador y que había participado en los Juegos de Sarajevo 1984, me dijo que, con esfuerzo, podría ir a unas Olimpiadas. De ser una afición, se convirtió en una profesión. En la Guardia Civil mi trabajo era entrenar para ir a los Juegos. Aprendí a exprimirme para alcanzar los objetivos. Y lo sigo aplicando hoy en día.

Atletismo, biatlón, esquí y ahora... carreras por montaña.

En Burgos no conocía las carreras por montaña. Pero al llegar a Jaca descubrí que en verano en los Pirineos se celebraban carreras. Comenzaron siendo un complemento para mi entrenamiento (Subida a Oroel, Peña Canciás...), y me fui enganchando.

¿Qué le ‘engancha’ para estar tantas horas corriendo?

Lo que más me engancha es la montaña. Cada día puedes estar en un entorno diferente. Y eso es impagable.

Además, es seis veces campeón del mundo de trail.

Es una satisfacción ver que todas las horas de trabajo se ven recompensadas con títulos. Me apoya muchísima gente, que incluso invierte en mí, y qué mejor que las victorias para retribuirles.

¿Cómo son los entrenamientos?

Sinceramente, no son tan duros ni agónicos como los de 1.500 u otras pruebas atléticas. Los entrenamientos para una ultratrail son largos, pero menos intensos y en un entorno privilegiado en el que las horas pasan volando. Hay días que puedo estar 12 horas entrenando.

Tiene un buen heredero en el jaqués Dani Osanz.

Iba a decir que es una promesa, pero Dani ya es una realidad. Ha ganado tres oros en el Mundial Junior y además estudia Medicina en Zaragoza. Compartimos equipo –Adidas– y es la confirmación de que en Aragón hay mucho futuro, tanto por los deportistas como por las carreras, que son reconocidas a nivel mundial. La Comunidad es un referente del trail.

Etiquetas