Mariano Soriano: "El dinero es importante, pero las ideas lo son más"

El aragonés es el nuevo director general del Consejo Superior de Deportes

Mariano Soriano, siempre unido a la materia deportiva.
Guillermo Mestre

El aragonés Mariano Soriano prometió este martes su nuevo cargo como director general del Consejo Superior de Deportes (CSD). A partir de ahora, para atenernos al protocolo, ¿cómo debemos llamarle?

Los tratamientos protocolarios no cambian la esencia de las personas. Sigo siendo el mismo, Mariano Soriano. Para usted, como siempre, Mariano.

Desde ya mismo, usted es el tercer responsable del deporte español, inmediatamente después del ministro Guirao y de Rienda, presidenta del CSD. ¿Qué siente ante esta evidencia?

Ha utilizado la palabra responsable, no cargo. Por tanto, ante todo, siento responsabilidad, una enorme responsabilidad.

¿Espera durar en su puesto más que el exministro Huerta?

Desde el punto de vista temporal, tampoco lo tengo muy complicado...

La cabeza visible es Guirao, pero depende más de Rienda.

Así es. Tengo relación con María José Rienda. El CSD tiene autonomía y una confianza grande del ministro, lo cual es esencial.

¿Por qué ha apostado Rienda por usted?

Se lo debería preguntar a ella... (sonríe). Con Rienda he compartido reuniones de trabajo como directora general del Deporte de Andalucía.

Se está desarrollando una nueva Ley del Deporte. El mismo ministro apuntó que usted va a ser esencial en esa nueva ley.

La actual data del año 1990, con pequeñas modificaciones. Se han dado unos tímidos pequeños pasos. Lo que se pretende es dar grandes pasos y hacer un borrador real y enviarlo a las Cortes. Yo daré mi punto de vista.

Una fecha clave en la historia reciente de España fue el año 1992, dos años después de la anterior ley. ¿Qué puede suponer la nueva ley?

A finales de los 80 y principios de los 90 hubo un ‘boom’ deportivo en España propiciado por la olimpiada y esta ley. Se hizo una gran inversión, se cambió el modelo deportivo. Hubo una década mágica. Ahora sufrimos cierto estancamiento. Debemos impulsarlo, adaptándonos al siglo XXI.

¿Cómo se cambia el modelo deportivo? ¿Con dinero?

El dinero es importante, pero las ideas lo son más. Sin ideas, no hay nada que hacer. Con ideas, se buscan los instrumentos. E ideas no nos faltan.

El deporte tiene poder para transformar el mundo, tiene el poder de inspirar, de unir a la gente… Tiene más capacidad incluso que los Gobiernos para derribar las barreras sociales.

Bonitas palabras.

No son mías, son de Mandela…

Mandela utilizó el deporte para articular proyectos políticos. Está muy bien explicado en el libro ‘El factor humano’, de John Carlin.

Usted también llega lleno de ideas. Y siempre ha estado ligado al deporte.

Empecé jugando al balonmano en El Olivar. Pasé a Helios, en su época dorada en la División de Honor, con Juan Carlos Sánchez, Carmelo Postigo, Javier Ariño, Gómez Pitarch, Paco Poblador... Dejé Helios porque me marché a estudiar INEF a Lérida y jugué en el Sícoris. Volví a Zaragoza, fiché por el Dyanmus y me retiré en Helios. También comencé a entrenar a balonmano. Como profesor, empecé en el Corona de Aragón. Después pasé 10 años en el instituto Blecua.

Qué tiempo más bonito en el Blecua, Mariano...

Disfruté mucho allí, con un profesorado extraordinario.

Esas clases de Literatura con Javier Barreiro… ¡Qué gozada!

O Rosendo Tello, entre otros. Fui director del Blecua un año. Desde luego, hay un antes y un después en el barrio de La Paz desde la creación del instituto.

Ver una realidad social, abrazarla y transformarla: ¡qué importantes han sido y son para La Paz el instituto Blecua y su equipo de fútbol, el Montecarlo!

Fundamentales. Cultura y deporte para transformar la sociedad. Del Blecua me fui a la Dirección General. Y de allí, al Ítaca. Volví a la Dirección General, los últimos tres años como director general del Deporte, hasta tomar posesión del nuevo cargo en el CSD. En todos estos escenarios he entendido y entiendo el deporte como un instrumento de vertebración de la sociedad muy claro, como un factor social de cohesión y de progreso.

Etiquetas