Víctor Barón, 67 años y a por su cuarto Ironman

El zaragozano es uno de los 13 federados en la categoría ‘Veteranos 3’ de la Federación Aragonesa de Triatlón.

Víctor Barón, en una media maratón de 1985

Víctor Barón, zaragozano de 67 años, es uno de los 13 deportistas federados en la categoría Veteranos 3 –de 60 a 69 años- según datos de la Federación Aragonesa de Triatlón (Fatri). Fuentes de la federación aseguran que se trata de “un caso excepcional”, precisamente por ello, hace un año era reconocido en la Gala del Triatlón de Aragón con el Premio de Honor a la Trayectoria Deportiva que reconocía, precisamente, toda una vida consagrada al deporte.

En los últimos años se ha dado un crecimiento exponencial del número de licencias federativas debido al tirón de esta modalidad deportiva, algo que también se ha notado en la categoría de Barón. Han pasado de ser dos en 2012 a 13 en la actualidad. “Un número que va a seguir creciendo ya que tenemos más de 50 federados de la categoría Veteranos 2 (50 a 59 años) y muchos de ellos en breve cumplirán los 60 años”, indican fuentes de Fatri.

A pesar de que, explica, los años pesan y “a veces el cuerpo no acompaña” a la hora de enfrentarse a una prueba deportiva, Barón mantiene la misma ilusión que cuando comenzó a correr hace más de cinco décadas. El zaragozano se prepara para enfrentarse a un nuevo Ironman – que consta de 3,86 km de natación, 180 km de ciclismo y 42,2 km de carrera a pie- el próximo mes de julio en Austria, el cuarto que realiza en tan solo tres años.

“Hace unos años podía terminar una 10K en 40 minutos, hoy no. Ahora tienes que atender lesiones y gestionarlas, trabajar en nuevas formas de correr… cada día es un reto nuevo porque el cuerpo se queja por la edad”, admite Barón. Sin embargo, eso nunca ha sido un freno para él, más bien al contrario.

En julio de 2016 se enfrentaría a su primera prueba Ironman en Fráncfort (Alemania), la segunda sería meses después, en octubre del mismo año, en Caleya, Barcelona, cita a la que volvería a asistir un año después. “Corríamos unas 2.500 personas, 20 de mi franja de edad. Te enfrentas a un nivel muy alto de competición”, admite.

“Comencé a correr con 12 años. En 1963 me saqué mi primera licencia deportiva, en este caso de pesca. Hasta hoy he competido en varios deportes como ciclismo, kárate, atletismo o triatlón”, asegura el zaragozano. Para él, el deporte ha sido una constante en su vida, que alternó con su trabajo en la empresa Opel.

Durante una media maratón, en 1985.

En la actualidad, ya jubilado, asegura que entrena más de 15 horas a la semana. “Voy al gimnasio, salgo a correr o a andar, hago bici y también voy a la piscina”, enumera. El zaragozano, casado y con dos hijas, asegura que no se sorprenden de su nueva inquietud por presentarse a este tipo de pruebas de alto nivel. “Estoy orgulloso de que mis nietas digan que su abuelo es diferente”, añade.

Sin embargo, en diciembre de 2016 un accidente inesperado paralizó su plan de entrenamientos por completo. “Estaba a punto de ir a Lanzarote a disputar uno de los Ironman más duros del mundo pero tuve un accidente con la bici en Juslibol. Un perro se cruzó en mi camino, me tiró al suelo y acabé con la vértebra rota. Perdí todo el año y todavía tengo secuelas”, asevera.

Tras este pequeño escollo, Barón no dudó en retomar los entrenamientos para continuar con su sueño: clasificarse para ir a Hawai a disfrutar de la prueba Ironman más antigua y prestigiosa del mundo. “Reconozco que soy un soñador profesional. Lo he sido siempre”, reconoce.

El mundo de Víctor Barón

En su blog ‘El mundo de Víctor Barón’ el veterano narra a modo de diario deportivo todas las pruebas a las que se enfrenta y, de vez en cuando, comparte fotos de sus primeras carreras como la de la Carrera Ciclista Juvenil en Villamayor de Gállego en 1967, cuando tan solo tenía 16 años, o una media maratón en la que participó en 1985. “Cuando empezamos a hacer triatlón éramos muy pocos deportistas, yo empecé por 1986 y fui de los primeros”, asegura. A lo largo de su vida, se ha enfrentado a más de un centenar de triatlones por toda España.

En una carrera juvenil en Villamayor, a los 16 años.

“Creo que una de las claves es gestionar bien tus esfuerzos y tener capacidad para controlar bien los tiempos que maneja uno”, añade el zaragozano, que asegura que hacer deporte le hace sentirse más joven y “más vivo”. “El concepto de la edad está muy confundido en nuestros días y creo que hay mucha gente mayor que desconoce sus posibilidades”, concluye.

Etiquetas