Marc Soler, la guinda del pelotón

La participación de la Vuelta Aragón que comienza el viernes la lidera Movistar con el ganador de París-Niza como jefe de filas. No faltarán los cuatro aragoneses.

Marc Soler, junto a Rubén Fernández, en el pasado Tour Down Under de Australia.
BETTINIPHOTO.NET/MOVISTAR TEAM

En cuatro días, el deporte aragonés se cobrará una vieja deuda: la Vuelta Aragón rodará de nuevo, trece años después, por las carreteras de la Comunidad, en un recorrido de tres etapas que unirá Teruel con Caspe, Huesca con Zaragoza, y Sabiñánigo con el mítico alto de Ampríu, en Cerler. Todos ellos lugares vinculados con la historia y la afición del ciclismo aragonés. La organización ya tiene cerrada la lista de participantes, una nómina notable en cuanto a equipos y sugerente en nombres, con el equipo Movistar como referencia de la carrera y su líder, ganador reciente de la prestigiosa París-Niza y gran promesa española para el futuro de las grandes vueltas, Marc Soler como jefe de filas. Será uno de los atractivos de la carrera en la poderosa formación navarra, junto a los reclamos que representan los cuatro ciclistas aragoneses del pelotón profesional. Los cuatro estarán en Teruel en la línea de salida y los cuatro vienen preparando en las últimas semanas con mimo la carrera de casa. Jorge Arcas (Movistar), recién salido de la lesión que se produjo en la temporada de clásicas belgas, a sus 25 años, es el ‘veterano’ de una joven camada que incluye también a Jaime Castrillo (Movistar), Fernando Barceló (Euskadi-Murías) y Sergio Samitier (Euskadi-Murías), los tres debutantes en profesionales, de la misma generación, habituados desde juveniles a compartir pelotones y batallar triunfos.

Arcas llegará a Aragón después de curtirse este año en las clásicas flamencas, donde su perfil rodador se adecua a la perfección. Castrillo se está estrenando con mesura, siguiendo el viejo estilo de la casa Abarca, estructura deportiva que antes fue Reynolds o Banesto, cuna de campeones. El jaqués viene de enlazar las vueltas a Castilla y León, Asturias y Comunidad de Madrid, donde ha ejercido tareas de apoyo a sus líderes. Por su parte, Samitier debutó en Andalucía y Valencia, y ha corrido en pruebas del circuito francés, con un buen papel Sarthe-Pays de la Loire. Es Fernando Barceló quien mejores puestos ha logrado. El oscense, combativo y escalador, ha frecuentado fugas en numerosas carreras. En la Vuelta al Alentejo fue 7º en la general, con opciones de podio hasta el final. Ganó la montaña en Haute-Var y destacó también en el Gran Premio Miguel Induráin, en la Clásica Amorebieta y el Giro de los Apeninos. Viene de correr el Giro del Trentino, durísima prueba en los Dolomitas.

Movistar, como equipo World Tour, lidera la participación y trae a Aragón una formación a la altura. Además de Arcas y Castrillo, la referencia es el prometedor Marc Soler. A sus 24 años, vencedor en 2015 del Tour del Porvenir, se ha confirmado esta temporada con su ambiciosa victoria en la París-Niza. Ahora mismo, es el cuarto hombre de la estructura, tras Valverde, Landa y Nairo Quintana. Buen cotrarrelojista y potente rodador, su capacidad escaladora va en progresión. Sin duda, es el favorito al triunfo en Aragón. Estará rodeado del incombustible Daniele Bennati, con un lujoso palmarés con etapas en La Vuelta, el Tour o el Giro. O de Carlos Barbero, un buen rematador al esprint, especialmente si pican hacia arriba, como es el caso del final en Caspe. La escuadra la completan Héctor Carretero y el luso Nuno Bico.

En el siguiente nivel de equipos, están los Pro Continentales. La organización ha conseguido, en este sentido, una notable participación, considerando diferentes limitaciones. La primera, la juventud de la carrera tras más de una década de parón. Segundo, su reubicación en el calendario: mayo es un mes complicado dentro de la temporada, con muchos ciclistas de recuperación tras el primer tramo del año y las clásicas y vueltas de inicio de primavera. La vieja Vuelta Aragón se ubicaba en un tramo privilegiado del calendario, en pleno Abril, por lo que era un escenario ideal para la puesta a punto del Giro. Tercero, el conflicto de fechas con otras carretas, como el Giro de Italia, el Tour de California, o los 4 Días de Dunkerque, prueba importante en Francia. Aun así, en Aragón, estará el Direct Energie, con tres ciclistas de nivel: Jonathan Hivert (con cinco triunfos este años, incluida una etapa en París-Niza), un corredor con instinto letal en finales complicados y claro favorito a la etapa de Caspe, Jerome Cousin, vencedor de etapa este año en París-Niza, o Sylvain Chavanel, con orígenes oscenses, uno de los ciclistas más agitadores y ofensivos de los últimos años.

Delko Marseille, otro equipo francés, estará encabezado por Ángel Madrazo y Javier Moreno. Euskadi Murías, además de los aragoneses, tiene en el escalador Mikel Bizkarra un candidato al triunfo. El colombiano Coldesportes trae a Rubiano, y Androni está pendiente de confirmar a la joya Iván Sosa como líder.

Etiquetas