El coche que vuela y el próximo de James Bond

Modelos muy singulares tienen su cuota de protagonismo en el Salón de Ginebra.

El modelo PAL-V Liberty presentado en Ginebra como coche volador.
Martial Trezzini/EFE

Con permiso de los todocaminos que serán superventas o los vehículos eléctricos del futuro, en el Salón del Automóvil de Ginebra hay modelos que destacan por su singularidad. Uno de ellos es un coche que vuela, fabricado por una compañía holandesa, PAL-V, que combina la opción de coche con la de aeronave y tiene una imagen similar a la de un helicóptero, aunque con el diseño de un giroplano. El aparato funciona con gasolina y es capaz de convertirse en terrestre o aéreo en 5 minutos. Su enorme hélice se pliega cuando se pasa al modo automóvil y para utilizarlo es preciso contar con una licencia de vuelo además del carné de conducir.

Tras diez años de trabajo, y con el apoyo del Gobierno holandés, accionista de la empresa desde el principio, el nuevo PAL-V Liberty es un ‘coche volador’ que se comercializará a partir de 2019, si bien ya hay pedidos incluso hasta 2020, ha explicado a este diario Carlo Maasbommel, responsable del negocio internacional en I+D de la compañía, que será el encargado de promocionar las ventas del nuevo ‘invento’ en España a partir de este verano con un gran evento en Marbella.

“El modelo ha generado mucho interés en Ginebra y creemos que tendrá mucho éxito”, ha señalado Maasbommel tras anunciar que contarán con clientes en todo el mundo, tanto particulares como Gobiernos a los que pueda interesarles contar con estos vehículos para usos médicos, militares o de control de fronteras, por ejemplo. El PAL V Liberty se venderá en esta primera versión por 499.000 euros, pero la previsión es que el precio baje en su versión eléctrica a los 299.000 euros, según el portavoz de la firma.

Coche de concepto para 007

Aunque más convencional, palabra que no usaría en ningún caso, otro vehículo que llama la atención en el espacio de Palexpo, donde se celebra este salón, es un nuevo prototipo de la prestigiosa firma británica Aston Martin. Se llama Lagonda y medio en serio medio en broma algún medio ya anuncia que este puede ser el próximo bólido que utilice James Bond, el célebre personaje creado por Ian Fleming. De momento es un coche de concepto y no se sabe si será producido en serie (aunque limitada), pero el Lagonda ocupa un lugar muy distinguido en este certamen. Ubicado donde estuvo Opel en el recinto años atrás, el ‘stand’ rebosa lujo y junto al vehículo solo hay gente vinculada a la marca con imagen muy ‘british’. Todo sea para el futuro modelo digno de un agente 007 que cuente con el beneplácito de “su Graciosa Majestad”.

Etiquetas