El Huesca continúa ajustando las piezas

Rescindió ayer su contrato el portero Javi Jiménez y busca un ‘nueve’ en el extranjero. Interés en Rubén García (Levante).

Javi Jiménez se va sin debutar.
R. G.

Con el grueso de la plantilla 2017/2018 ya conocida desde el minuto cero de la pretemporada, los responsables deportivos de la Sociedad Deportiva Huesca han centrado sus miras en la búsqueda de fichajes para la delantera y en tratar de atender alguna demanda puntual del nuevo entrenador, Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’. Ese proceso continúa. Sin agobios, puesto que salvo en el caso de la línea de vanguardia en el resto de demarcaciones se trataría simplemente de ajustes. Donde seguro que contaba con excedentes el Huesca era en la portería, asunto que ayer quedó resuelto con la salida de Javi Jiménez.

Como si de una partida de ajedrez se tratara, tanto los técnicos como los rectores azulgranas analizan en estos momentos los futbolistas a su disposición, que son muchos (25). Se trata de decidir si con las piezas que hay disponibles es necesario retocar un elemento u otro para otorgar de un mayor potencial al grupo. Pero en el Huesca lo que persiguen con más ahínco es algún fichaje para apuntalar la zona de ataque, ahora más corta de efectivos. Ayer mismo siguió el trabajo de despachos con una reunión que se produjo por la tarde en Benasque con todos los implicados en las operaciones. Desde Huesca acudieron el director deportivo Emilio Vega, el director general Josete Ortas y el director de relaciones exteriores Leo Franco, para unirse a Rubi y al presidente Agustín Lasaosa. En las conversaciones era obligado hablar del fichaje de un delantero centro de garantías.

Parece que tendrá que surgir desde el mercado internacional, donde negocia el Huesca ante los elevados precios que se imponen en España por los jugadores que encajan en ese perfil. No son muchos, están muy cotizados y a su vez también los propios futbolistas cuentan con opciones desde el extranjero. Ante esa dificultad en el mercado nacional, los dirigentes miran hacia el exterior.

Mientras, el vestuario se ha trasladado al hotel Aneto de Benasque, en donde se desarrolla la concentración estival. Allí se exprimen los futbolistas, en algunos casos para tratar de convencer a Rubi de sus posibilidades en el equipo. Es lo que tratan de conseguir el defensa Álex García y el delantero Boris Cmiljanic, ambos cedidos el pasado curso en el Atlético B y el Levante B respectivamente.

No lo tienen sencillo los jóvenes futbolistas azulgranas, puesto que forman parte de una plantilla que, sin ellos, ahora tiene en nómina 23 jugadores. Eso sí, hay que tener en cuenta que el extremo Kilian y el lateral derecho Nagore están recuperándose de sus graves lesiones de rodilla. El segundo, de hecho, no ha acudido a Benasque ­–donde tampoco ha llegado todavía el serbio Brezancic­–. También hay que reseñar que el portero Antonio Valera pertenece a la dinámica de grupo pero jugará en el filial, el Almudévar.

Lo que no está tan claro es si todos los que están ahora mismo en el Huesca vestirán su camiseta cuando la temporada se inicie oficialmente. Puede suceder que los técnicos descarten algún futbolista o que algún miembro del plantel decida salir ante una apetecible oferta. El mejor ejemplo de ello es el centrocampista Álvaro Vadillo, quien ha sonado ya para varios equipos, "Ahora estoy centrado en el Huesca pero el mercado es largo y pueden pasar muchas cosas", dijo el martes en Benasque el extremo de Puerto Real. Las dudas sobre su futuro aumentaban y ayer El Mundo Deportivo informaba que el Huesca ha rechazado una oferta del Barcelona B y que se remite a su cláusula de rescisión (1 millón de euros). Desde el club aseguran que no ha habido nada en firme pero ya manejan un puñado de alternativas a la marcha de Vadillo. Lugar preferente ocupa Rubén García, con contrato en el Levante hasta 2018 y a quien Rubi ya entrenó al mando de los granotas.

Etiquetas