El Huesca se conjura para viajar a Soria

La plantilla comió ayer junta en El Alcoraz. El capitán Camacho insiste en la necesidad de mantener la tranquilidad.

La plantilla hace piña antes del comienzo del entrenamiento.
Fernando Paulés

No se quiere hablar de final, por aquello de que todavía restan muchas jornadas y el equipo sigue dependiendo de sí mismo para no caer en puestos de descenso, pero todos en la SD Huesca son conscientes de lo vital del encuentro que este domingo disputará el equipo azulgrana en Los Pajaritos. Después de la mala racha de resultados y sensaciones que atraviesa el conjunto, el resultado que se coseche ante el Numancia puede ser crucial de cara al tramo final de la competición, y de ser negativo sembraría serias dudas respecto a la continuidad de Anquela al frente del equipo, pese a que, por ahora, en el club insisten en reafirmar a sus entrenador.


Por ello, ayer se realizó una comida conjunta de la plantilla en la Terraza de El Alcoraz, con el fin de reforzar la unión del grupo, siguiendo con la línea que expresó Juanjo Camacho al hablar en nombre del vestuario tras el entrenamiento que ayer por la mañana llevó a cabo el equipo en el IES Montearagón, abogando por mantener la tranquilidad, ya que "el equipo sigue fuera del descenso y tiene vida. Hay jornadas por delante y vamos a sacar esto adelante". Algo en el que él, como capitán y jugador experimentado, tiene un papel muy importante para mantener la moral del grupo.


"Los más veteranos tenemos que tirar para arriba de la gente que puede estar más baja, transmitir tranquilidad y fuerza", aseguró el capitán.

La paella que compartió ayer el equipo sirvió de conjura para convertir el mal encuentro del pasado domingo en El Alcoraz en un punto de inflexión, ya que como señaló el propio Camacho, "los domingos es cuando se consigue la permanencia". Por eso, los jugadores están deseosos de poder saltar al campo para enmendar los errores de las tres últimas jornadas. "El vestuario está con ganas".


Los ejercicios que ha llevado a cabo Anquela en los dos entrenamientos de está semana no han servido para disipar dudas sobre si además de la voluntad que se les presupone a sus hombres, habrá también cambios tácticos en los que apoyar la reacción que debe protagonizar el equipo, y que serviría para arrastrar también a la zona caliente de la tabla al Numancia, que actualmente cuenta con seis puntos más que los oscenses.


"Todos podemos dar más"

En el equipo se siguen buscando las causas del bajón que ha experimentado el conjunto en partidos que se presentaban como muy importantes por los rivales, aunque como dijo Camacho "cada domingo se dan sorpresas, y en esta categoría tan igualada, cualquier resultado es posible".


El capitán se sumó también a la autocrítica que en la jornada anterior había hecho Íñigo López, "todos podemos dar más". Además, disculpó las palabras de Anquela tras el encuentro, en las que acusó de falta de actitud a la plantilla. "Es normal que tras partidos malos se suelte la adrenalina", pero defendió la entrega del equipo y la suya propia. "No me pueden acusar de no haberlo dado todo".

Etiquetas