Amy Adams: "La profundidad del personaje de Camille me atrapó"

La actriz protagoniza la serie ‘Heridas abiertas’, de HBO, donde encarna a una periodista con problemas de alcoholismo que investiga la muerte de una niña y la desaparición de otra.

La actriz y cantante se enfrenta en esta serie a uno de los papeles más duros de su carrera.
HBO

Llega una nueva serie a la televisión titulada ‘Heridas abiertas’. Esta adaptación de la novela de Gillian Flynn está producida e interpretada por la actriz Amy Adams. En la narración, Adams da vida a una reportera que regresa a la ciudad donde creció para investigar la desaparición de una niña y la muerte de otra. La cadena HBO, tras ‘Big Little Lies’ y ‘Sexo en la ciudad’, apuesta de nuevo por una historia de mujeres, relatada por mujeres y desde su perspectiva. Dividida en ocho capítulos, ‘Heridas abiertas’ cuenta tras las camáras con el brillante realizador Jean Marc Vallée, que dirigió ‘Big Little Lies’. Más allá del misterio y la investigación de las adolescentes, la historia sirve de marco para estudiar el personaje de Camille.

Su personaje tiene un serio problema con el alcohol. Investigó sobre el alcoholismo funcional. Muchas personas alcohólicas pueden llevar una vida aparentemente normal.

Durante mi estudio descubrí los distintos niveles de alcoholismo, no todo el mundo experimenta el alcohol de la misma manera. Ella bebe para estabilizarse. Cuando eso ocurre, los efectos son diferentes. Camille es una mujer que vive en un estado de resaca permanente, que bebe para mantenerse y no para emborracharse. Llamó mi atención que conducía bajo los efectos del alcohol. Me ha costado interpretar un papel que tiene normas y valores tan distintos a los míos.

¿Es ella una persona a quien le gustaría ayudar?

En otro momento de mi vida, tal vez. Hoy soy más cuidadosa. Tengo una hija y he dejado de invitar a mi vida a personas que no son capaces de ayudarse a sí mismos. Este papel me intrigaba porque es un espejo de muchas vidas con ese problema. Espero que quien necesite ayuda sea capaz de encontrarla o de ver que hay muchos otros en esa situación. Camille es alguien que trata de mejorar, pero siempre se queda corta.

La serie indaga en la llamada literatura gótica. ¿Ha sido un personaje muy exigente?

Muchísimo. Patricia Clarkson representa en el cine ese tipo de personajes. Brilla dentro de estos papeles duros, complejos, exigentes con el resto del reparto. Me sentí atrapada por la profundidad que imprime a su personaje.

¿Conocía la obra de Gillian William antes de involucrarse en este proyecto?

He leído todo lo que ella ha escrito. Tenía mis ojos puestos en otra de sus novelas, ‘Dark Places’, pero no me atreví a abrirla porque no deseaba entrar en ese lugar tan oscuro donde te lleva su obra. Por mi hija, intento mantenerme alejada de narraciones que me alteran el ánimo. Interpretar a Camille tuvo sus complicaciones. Hablé mucho con mi marido sobre la aproximación más adecuada hacia el personaje. Decidí no llevármelo a casa, abandonar la posibilidad de vivir durante las semanas de rodaje en la piel de Camille. Sin embargo, fue inevitable sentir el poder de este papel desde su perspectiva como madre. Me costó mucho sacudirme su presencia en mi vida.

¿Cuál fue su proceso para profundizar en el sentimiento de culpa?

Para mí fue necesario entrar y salir del personaje. No hubiera sobrevivido sin cierta dosis de frivolidad. Jean-Marc es un realizador intenso que me confesó antes de rodar cuánto iba a exigirme durante la filmación. Yo sabía dónde me metía. Sin embargo, grabando el episodio octavo, me encontré en un lugar personal muy extraño, incapaz de reírme al finalizar el día.

Hablando de ser madre, ¿qué tipo de infancia quiere dar usted a su hija?

Muy distinta a la de mi personaje. Como madre tengo mis momentos de temperamento, pero soy justa. Quiero que sepa que es una prioridad para mí, que no le dé miedo atreverse a probar cosas nuevas. Hoy en día caemos en la tentación de dar a los niños todo lo que nos piden, se sienten con derecho de tenerlo todo. Yo quiero seguir unas reglas, que tenga independencia y una ética de trabajo, pero no sé si lo lograré. Espero que ella pueda tomar decisiones sin miedo.

¿Este ha sido el papel más intenso de su carrera?

Sin lugar a dudas. He ido construyendo el personaje peldaño a peldaño, hasta conseguir una profundidad a la que nunca había llegado antes con otro personaje.

En tiempos del movimiento #MeToo es importante que las mujeres tengan control no solo del personaje sino de lo que sucede tras bastidores.

Hollywood está cambiando, el mundo profesional está cambiando. Hay más mujeres en puestos claves. Nos estamos ganando la confianza del público y de los ejecutivos. Es un momento muy interesante dentro de la industria, pero resulta perturbador ver el tiempo que ha costado conseguirlo. Para mí fue muy divertido trabajar como productora, contratar actrices jóvenes y crear oportunidades a otras generaciones.

Etiquetas