Menu lateral amp
Explosión en el Pilar

La Policía refuerza la seguridad en Zaragoza y la basílica del Pilar reabre al público

La Delegación del Gobierno activa un protocolo especial de vigilancia en los puntos sensibles de la ciudad tras la explosión de un artefacto casero en el interior de la basílica del Pilar, que este jueves ha reabierto sus puertas.

Heraldo.es. Zaragoza Actualizada 03/10/2013 a las 08:34
Explosión en la basílica del PilarTONI GALáN /A PHOTO AGENCY


La Policía Nacional ha reforzado la vigilancia en Zaragoza tras la detonación de un artefacto casero este miércoles en el interior de la basílica del Pilar. El protocolo de actuación activado -conocido por los agentes como 'Circular 50'-, incrementa las labores de prevención y control en los puntos sensibles de la ciudad.

Se trata de una medida habitual en casos de atentado terrorista, catástrofe o alerta como la ocurrida en la capital aragonesa. Por ello, la Policía ha establecido controles por la ciudad, en ubicaciones como la Estación Delicias, edificios públicos, aparcamientos y vías de conexión, que previsiblemente se mantendrán los próximos días.

En este sentido, fuentes del Ayuntamiento de Zaragoza aseguraron que “en principio”, el normal discurrir de las Fiestas del Pilar “no se verá afectado” por el suceso. Como ejemplo, los operarios que instalan estos días los escenarios de la plaza del Pilar desarrollaron su trabajo con normalidad durante toda la tarde de este miércoles.

En cualquier caso, el delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, reconoció que las medidas de seguridad para la próxima semana se van a reforzar tras lo ocurrido, aunque quiso enviar a la población un mensaje de “prudencia y tranquilidad” para no generar más alarma de la necesaria.

En una línea similar se expresó el arzobispo de Zaragoza, Manuel Ureña, quien tras el suceso aseguró que “es de sentido común que haremos lo que haga falta para garantizar la seguridad” en el templo, que recibe cada año 11 millones de visitantes.

Mientras, la basílica del Pilar reabre sus puertas a primera hora de la mañana para recuperar la normalidad tras la explosión del artefacto casero, fabricado con una bombona de camping-gas y pólvora, que estalló en el interior del templo alrededor de las 13.45. La autoría del suceso todavía se desconoce y la Brigada Regional de Información de la Policía Nacional, encargada del caso, no descarta ninguna línea de investigación.

Diferentes fuentes apuntan hacia una acción de extremistas radicales e incluso se han encontrado similitudes con la acción llevada a cabo en la catedral de La Almudena de Madrid el pasado mes de febrero, aunque desde la Policía Nacional aseguran que no se descarta ninguna hipótesis. De momento, la investigación sigue su curso y los agentes han pedido la colaboración de testigos que puedan aportar alguna información sobre el suceso y están investigando las cámaras de seguridad de los alrededores, ya que la basílica cuenta con algunas cámaras, pero no estaban en funcionamiento.

La detonación dejó daños materiales en varios bancos situados en la denominada Vía Sacra, entre el órgano y el altar mayor de la basílica, y llenó el interior de la misma de humo y restos de pólvora, aunque el Pilar ya se ha reabrierto este jueves para celebrar la Eucaristía de las 7.00, tras las labores de limpieza, que se han realizado durante esta madrugada. De hecho, el funeral por el exalcalde de Zaragoza, José Atarés, se celebrará este jueves a las 19.00 en el altar mayor de la basílica, tal y como estaba previsto.

La bomba casera fue colocada bajo uno de los asientos tapizados que rodean el pasillo central y, a pesar de que el Pilar se encontraba abierto al público, no causó heridos entre las decenas de personas que se encontraban dentro. Nadie se encontraba cerca del punto de explosión, por lo que el suceso se saldó con varios bancos destrozados y una mujer atendida por lesiones en el tímpano debido a la fuerte onda expansiva, que se notó incluso en los comercios que rodean la céntrica plaza.

En la basílica, además de algunos turistas y feligreses, se encontraban los alumnos de varios colegios, que fueron desalojados tras la explosión debido al intenso humo y a la posibilidad de que pudiera haber más artefactos. Esta opción se descartó después de que los miembros del Tedax, expertos en detección y desactivación de explosivos, inspeccionaran durante más de cuatro horas y media toda la basílica y sus alrededores, que también permanecieron acordonados durante un par de horas.

A pesar de la explosión, los agentes lograron que se mantuviera la calma en las inmediaciones de la basílica, desalojaron la plaza y las tiendas y restaurantes de la zona y cortaron varias calles cercanas al templo, lo que obligó a desviar la circulación y cambiar la ruta de varias líneas de autobús durante el mediodía. También se inspeccionó el aparcamiento subterráneo que hay bajo la plaza y durante los momentos posteriores al suceso se restringió la entrada o salida del mismo.

“La gente salía nerviosa y gritando”

Eusebio Galatanu, que se encontraba en la plaza del Pilar cuando estalló el artefacto aseguró que la explosión fue muy fuerte. "Estaba algo lejos y parecía aquí al lado", reconocía. El joven, que entró corriendo a la basílica para ver qué había ocurrido, explicaba que había mucho humo por todo el interior.

Otro grupo de jóvenes, del colegio de Fomento Peñalba de Valladolid, acababa de salir de escuchar misa en el Pilar cuando oyeron el ruido. Varios alumnos también entraron para "ver si podíamos ayudar en algo", pero se encontraron con escenas de confusión y tensión. "La gente salía muy nerviosa y gritando, pero enseguida ha llegado la Policía y nos ha dicho que no podíamos hacer nada", añadían.

Condenas al ataque

Las condenas tras la explosión llegaron desde todos los partidos políticos aragoneses, y tanto desde el Ayuntamiento de Zaragoza como desde la Delegación del Gobierno en Aragón pidieron calma a los ciudadanos. Además, las reacciones también llegaron a través de las redes sociales, donde cientos de ciudadanos anónimos mostraron su repulsa al acto con mensajes como “Zaragoza no se toca”, convirtiendo 'Basílica del Pilar' en 'trending topic' en Twitter.




Outbrain

© HERALDO DE ARAGON EDITORA DIGITAL, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3290, Folio 156, Hoja Z-39438
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual