Menu lateral amp
Zaragoza

Un parado en el escaparate

Cansado de ver cómo desechaban su currículum, Javier ha decidido ofrecerse en el escaparate laboral. Literalmente. Está en la calle Santander.

I.M. Zaragoza Actualizada 29/08/2013 a las 08:11
El escaparate laboral de Javier, en la calle SantanderI.M.


“De verdad, puedo asegurar que nadie ha buscado un empleo de tantas formas como yo. Este es solo el último recurso”. Quien habla es un parado de Zaragoza, licenciado en Económicas, harto de ver cómo su currículum acaba en la papelera de cientos de empresas. Se llama Francisco Javier Cebollero, y desde este martes se ofrece en un escaparate de la calle Santander.

“Al principio buscas de lo tuyo. Llevas años preparándote, y es la aspiración de cualquiera que se forma a conciencia. Pero pasa el tiempo y no encuentras nada, apenas hay algún puesto en el mercado y en la mayoría piden experiencia”, lamenta desde su cubículo, bajo la mirada de cientos de curiosos que ven a través del cristal una imagen poco habitual.

Su caso no es más que uno de los miles que la crisis ha generado en Aragón. Una búsqueda sin resultados y más de un golpe de realidad. “Hace poco fui a Madrid a una entrevista para asesor financiero, y después de hacer 300 kilómetros me encuentro con una oferta totalmente distinta. Básicamente debía engañar a los posibles clientes”, lamenta.

Además, el hecho de tener mucha formación “es una losa cuando ya has decidido trabajar de lo que sea”, porque “en cualquier cine o tienda de moda te rechazan por tener un título universitario”.

Así que, cansado de buscar, Javier decidió un día dar la vuelta a la situación. “Llevaba semanas atascado, y una noche se me encendió la luz: para qué seguir ofreciendo mi currículum como uno más. Mejor me pongo en el escaparate y así, si consigo despertar cierto interés, salto al primer puesto de la lista”.

Dicho y hecho. Su madre regentaba un comercio en la calle Santander número 1. Cuando decidió mudarse de local, Javier lo vio claro. “Quedaba un mes de alquiler pagado, así que era la oportunidad perfecta para hacer algo diferente y ofrecerme en un escaparate”. Allí tiene las puertas abiertas a quien quiera darle una oportunidad laboral.

“Al principio -reconoce- te da mucha vergüenza, porque la gente te mira de forma rara. Pero en seguida te abstraes del exterior y aquí dentro sigo con mi búsqueda de un empleo a través de internet ajeno a lo que pasa fuera”. Su filosofía le mantiene firme: “Lo peor que puede pasar es que alguien se ría, pero si a cambio consigo un trabajo, habrá merecido la pena”.

Una campaña de publicidad

Pero los esfuerzos de este joven van más allá de ofrecerse cual producto de consumo -“Está en el límite de la dignidad”, reconoce-. Su ofrecimiento a las empresas que busquen cubrir un puesto de trabajo se ha convertido en toda una campaña publicitaria casera, gracias al apoyo de amigos y familiares.

Su web Todosconfj recibe miles de visitas al día, muchas de ellas de fuera de España, y los videos promocionales son ya parte de su seña de identidad y una forma de “reforzar el mensaje”.



Sin embargo, las visitas que ha recibido en su local son escasas: un comercial ofreciéndole instalar una alarma, un comercio de la zona interesado en contratar publicidad en su web, una plataforma de emprendedores interesados en la puesta en escena... Las perspectivas siguen siendo complicadas. “Yo sé que es el último recurso. Si esto no funciona, en octubre emigraré a Inglaterra a seguir buscando”.

Y lo dice a escasos metros de una delegación del INAEM. “Las empresas de colocación públicas y privadas no funcionan. El INAEM nunca me ha llamado para absolutamente nada.”, critica. “Hay que hacer caso a la EPA (Encuesta de Población Activa), porque muchísimas personas se borran ya que no les ofrecen nada o se han ido al extranjero. Solo sirven para tramitar subsidios y prestaciones”.

Su iniciativa, más allá de una opción real de encontrar un empleo, o simplemente de tomarse la situación con ironía y buen humor, se han convertido en una crítica -a la vista de cualquier viandante- del 'Vía Crucis' que sufren en la actualidad miles de jóvenes.

“Hoy en día, creo que todos aquellos que tenemos entre 25 y 35 años no encontraremos trabajo en España nunca. Es una generación perdida”, asegura. “O buscan más jóvenes para plazas de becario sin remuneración, o gente con más experiencia. Así que la única solución que nos queda, por mucho que nos duela, es salir fuera”.




Outbrain

© HERALDO DE ARAGON EDITORA DIGITAL, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3290, Folio 156, Hoja Z-39438
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual