coronavirus aragon

Sanidad activa a los forenses para incrementar las pruebas móviles en Zaragoza

El IMLA liberará a varios profesionales para incrementar controles como los que ya se hacen en el Hospital Militar. El centro de llamadas del 061 será el que decida a qué ciudadanos hay que analizar en función de sus síntomas.

El director del Instituto de Medicina Legal de Aragón, José Manuel Arredondo, ayuda a su colega Salvador Baena a ponerse el equipo de protección.
Guillermo Mestre

Las pruebas móviles para detectar el coronavirus se van a incrementar en Zaragoza. Y no solo para el personal sanitario o sociosanitario, a los que ahora ya se les recoge muestras en un par de minutos y sin bajar del coche en el Hospital Militar o de la Defensa. Lo que se pretende ahora es habilitar otro lugar al que derivar a todos aquellos ciudadanos con síntomas a los que la central del 061 considere urgente hacer el test de la Covid-91. Faltan detalles por cerrar, pero el Ministerio de Sanidad ya se ha puesto en contacto con el Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA) para saber a cuántos forenses podría liberar de sus ocupaciones para dedicarlos a este cometido.

El IMLA cuenta con una plantilla total de 32 médicos, pero algunos están liberados estos días por cuestiones de salud y muchos otros están batallando con el dramático repunte de fallecidos hasta 58 en un solo día contabilizó el Registro Civil de Zaragoza el pasado miércoles, 1 de abril– y autopsias que ha provocado la pandemia. 

En cualquier caso, los responsables del instituto ya han mostrado su voluntad de colaborar para poner en marcha las pruebas rápidas de coronavirus en la capital aragonesa. Según ha podido saber HERALDO, Sanidad está cursando la misma petición al resto de comunidades autónomas para que sus forenses hagan lo mismo en otras ciudades.

La voluntad del Ministerio es poder empezar a hacer estas pruebas lo antes posible para aliviar a los laboratorios del Miguel Servet y del Clínico, pero se ignora todavía cuándo estará listo el operativo que permitirá derivar a los posibles contagiados al punto de control rápido de Zaragoza. Como paso previo, Madrid ha explicado al IMLA que los funcionarios destinados a esta tarea recibirán antes un curso de formación.

En un principio, todo apunta a que los forenses podrían hacer una recogida de muestras –nasofaríngeas (nariz) y orofaríngeas (boca)– como la que se lleva a cabo en el Hospital de la Defensa. Pero tampoco se descarta la práctica de una pequeña punción en el dedo para obtener una gota de sangre. Si se opta por la recogida de muestras, los ciudadanos se marcharán a su casa y pasadas unas horas se les comunicará si han dado positivo o negativo. Sanidad también podría optar en un futuro por los test de detección rápida, propiamente dichos, que agilizan la prueba pero ofrecen resultados menos fiables.

En el Hospital de la Defensa de Zaragoza, la Policía controla todos los vehículos que van llegando y los hace pasar de uno en uno al lugar donde se recogen las muestras. Como dentro van sanitarios o socionasitarios que podrían estar infectados, hay que extremar la precaución. Un protocolo similar se usará en el nuevo punto de control que atenderán los forenses y que se habrá de habilitar en un gran parquin o explanada de la capital para que los coches puedan entrar y salir con fluidez.

Los especialistas del IMLA a los que se encomiende la toma de muestras o la práctica de test rápidos –para la que se baraja un horario de 9 de la mañana a tres de la tarde– contarán con un seguro especial. Para evitar riesgos y aunque en principio tendrán un contacto mínimo con el paciente, obviamente, llevarán a cabo su trabajo con equipos de protección.

Sigue  minuto a minuto las noticias sobre coronavirus.

Consulta las noticias sobre coronavirus en España

Etiquetas