Menu lateral amp
Movilidad

De campus a campus en Zaragoza: ¿qué vehículo eléctrico consume menos?

En tiempos de concienciación medioambiental, realizamos un experimento con cinco medios de transporte para determinar cuál tiene menor coste energético

28/11/2018 a las 05:00
Patinetes y bicicletas conviven con autobuses y tranvías en ZaragozaOliver Duch


Los medios de transporte eléctricos y de naturaleza compartida han revolucionado el mapa de la movilidad en las ciudades, y Zaragoza es un testigo de excepción. Un ejército de patinetes, bicis, motos y coches de energías -más o menos, como veremos- limpias, sin olvidar el propio tranvía, pululan por las calles de un tiempo a esta parte. Los motivos en la explosión de su uso son variados, pero hay dos recurrentes: el binomio precio/comodidad y la concienciación medioambiental. Pero ¿en qué medida son asequibles y hasta qué punto consumen energía? Aquí va un experimento para tratar de determinarlo.

Las premisas: un trayecto habitual para los jóvenes, como es el que va del campus de la plaza San Francisco al campus Río Ebro; una distancia media, de unos 8 kilómetros; los cinco medios de transporte mencionados, y tres condiciones para estandarizar los resultados: orografía plana, vía asfaltada y ausencia de viento.

Con esta fotografía y de la mano de Emilio Larrodé, catedrático de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Zaragoza y uno de los mayores expertos en transportes y movilidad de Aragón, analizamos el consumo energético de cada uno de ellos. Además, añadimos el coste para el bolsillo del usuario de ese trayecto en cada medio.

Una vez enunciado el planteamiento, es el momento de las cautelas. Porque no, los resultados de este análisis no son aplicables al 100% en todos los casos. En un día de mucho cierzo, el consumo se dispara. Además, para las fórmulas se han considerado otras medidas estándar como la altura (1,75 metros) y el peso (75 kilos) de los usuarios o, de cara a evaluar el coeficiente aerodinámico, un mismo tamaño frontal para cada vehículo. “El consumo depende del peso, de la velocidad media y de la potencia desarrollada. Si la pendiente es fuerte, llegas a quintuplicar el gasto”, recuerda Larrodé.

También hay que mencionar que, aunque no siempre caemos en ello, el hecho de que las baterías de estos medios de transporte se alimenten de electricidad no las convierte en plataformas totalmente limpias. Basta echar un vistazo al boletín de octubre de Red Eléctrica Española para constatar que, en el mix energético de ese mes, las energías limpias apenas representaron el 33,2% de la generación mensual en la península; el carbón supuso el 16,1%, y la nuclear, el 24,9%.

Pero entremos en materia: con estos antecedentes, ¿cuál es el medio de transporte eléctrico energéticamente más eficiente para el trayecto entre la plaza de San Francisco y el campus del Actur? Hay un vencedor incontestable: el tranvía. Si superamos el recelo de viajar en horas punta, con un vagón atestado y 194 pasajeros tratando de encontrar un asidero libre, habremos consumido solo 26 vatios-hora. Además, el tiempo es también muy competitivo, porque con los 21 kilómetros por hora de media llega de un punto a otro en 23 minutos. Y, si hablamos del precio, aún son mayores las diferencias, ya que, con un billete de 0,74 euros -con tarjeta ciudadana-, es un 60% más barato que el segundo más asequible.

Loading...

 

Detrás, muy próximos entre ellos, están la bici eléctrica y el patinete, aunque con matices. La primera consume en los 7,5 kilómetros que separan los dos puntos 44 vatios-hora, mientras que el patinete alcanza para la misma distancia los 46 Wh. Aunque la cosa cambia mucho si tenemos en cuenta que lo habitual es acompañar el motor eléctrico de la bicicleta con pedaladas, lo cual reduce lógicamente el consumo.

En precio, eso sí, la distancia entre la bici y el patín es considerable: los 1,9 euros que acaba de anunciar Electric RG, que está a punto de iniciar su actividad en Zaragoza, frente a los 3,6 euros de Koko o incluso los 4,6 de Lime (que tiene un euro adicional por bajada de bandera). También en tiempo gana la bicicleta, con seis minutos de diferencia de media frente al patín.

En cola quedan la moto y el coche eléctricos. En consumo energético vencen las dos ruedas, aunque no por mucho. Así, la motocicleta gasta en los 8,5 kilómetros de distancia 110 vatios-hora por persona, mientras que el coche llega a 122 Wh. Eso, con el turismo lleno con cuatro ocupantes, ya que de ser por ejemplo tres el consumo sube a 163 Wh. Y más aún si viaja uno solo: 490 Wh. El tiempo es similar en ambos, mientras que en el coste no se pueden comparar puesto que aún no hay servicio de coche eléctrico compartido en Zaragoza. Mientras, el de la moto es similar al del patinete, con 3,6 euros.

¿Cómo se ha hecho?

Para establecer el consumo energético, Larrodé ha aplicado varias hipótesis de partida y varias fórmulas. Una, para establecer el coeficiente de rodadura; otra, para el coeficiente de penetraciónaerodinámico. A partir de ambas se puede llegar a conocer la potencia media y, de ahí, la energía consumida.

El catedrático de Ingeniería Mecánica insiste, una vez conocidos los resultados, en que “todo tiene matices”. “La bicicleta y el patín gastan más con viento, con lo que tomaremos más el tranvía. Pero este tiene otras particularidades, porque ¿cuántas veces va lleno de gente? A mitad de mañana igual va con 100 personas y no es tan eficiente”, abunda.

Lo que parece claro, a tenor de los datos, es que el patinete resulta poco competitivo en esa distancia. “Sale peor que la bici. Y eso que consideramos solo la eléctrica; si pedaleamos será más eficiente aún”, precisa. El recorrido ideal para el patín -en propiedad- es de unos 2 o 3 kilómetros. Y el del coche eléctrico, superior a 8.





Outbrain

© HERALDO DE ARAGON EDITORA DIGITAL, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3290, Folio 156, Hoja Z-39438
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual