Las bicis eléctricas de alquiler también llegan a Zaragoza

En dos semanas comenzará la empresa local ERG. Mobike planea empezar en primavera. Y hay más interesadas.

Bicicleta eléctrica de la empresa local ERG, que comenzará en Zaragoza en dos semanas.
Guillermo Mestre

El mapa de la movilidad compartida en Zaragoza sigue creciendo y pronto se sumarán las bicicletas eléctricas. En los últimos dos meses se han instalado en Zaragoza cuatro empresas de patinetes eléctricos de alquiler (Koko, Lime, Voi y Tier) y una más ha anunciado su llegada (Eskay). Además, también opera una de bicicletas sin estación (Mobike). La próxima será Electric Renting Group, una empresa de bicicletas eléctricas de dos emprendedores zaragozanos. La fecha que calculan para desplegar sus bicis es el 28 de noviembre. Y hay más interesadas, según apuntan desde el Ayuntamiento.

"Estamos preparados para empezar con 80 bicicletas. Mantenemos contacto con el Ayuntamiento para ver cómo se regulan los estacionamientos de vehículos compartidos en la ciudad, tanto patinetes como bicis. Y más adelante queremos ampliar hasta las 500 bicicletas", explica Ángel Baigorri, de 24 años, uno de los socios junto a su hermano José, de 27.

Las primeras bicis eléctricas empezarán en un área limitada de la ciudad, sin llegar a la margen izquierda del Ebro, y después se extenderán a más barrios. El funcionamiento es parecido a otras empresas de movilidad compartida: los usuarios tendrán que descargarse una aplicación y en un mapa verán las bicicletas disponibles. ERG cobrará 8 céntimos por minuto de uso. A diferencia de los patinetes eléctricos, las bicis no tienen que retirarse para su carga. Los hermanos Baigorri se moverán por la ciudad en furgoneta (también eléctrica) con un stock de baterías para ir cambiando las que se agoten. Sus vehículos, fabricados en Oporto, tienen una autonomía de 100 kilómetros.

Electric Renting Group (ERG) será una de las primeras empresas de bicicletas eléctricas compartidas en España. En Barcelona funciona tambien Scoot, una empresa estadounidense, que prevé extenderse pronto a Madrid. De momento, los patinetes se han extendido más rápido que las bicicletas eléctricas por su bajo coste y accesibilidad.

Frente al modelo de emprendedores locales, está Mobike, una multinacional china que opera en varias ciudades españolas, entre ellas Zaragoza. Mobike comenzó en Zaragoza el 25 de septiembre y tiene 1.000 bicicletas en la ciudad (cerca de las 1.300 del servicio Bizi). También planean traer bicicletas eléctricas en primavera a Zaragoza. Esta empresa usa en China un modelo que pesa 25 kilos, con una autonomía de 70 kilómetros por hora y una velocidad máxima de 20 kilómetros por hora.

"Desde Mobike creemos que las ciudades en las que estamos presentes se pueden beneficiar de una plataforma que combine nuestras bicicletas tradicionales con las eléctricas. Las bicis eléctricas pueden servir para viajes interurbanos más largos, de hasta 10 kilómetros, y para barrios o zonas con subidas", apunta Hunab Moreno, director general de Mobike en España. La empresa está presente en 19 países y en España, de momento, en tres localidades: Zaragoza, Madrid y Hospitalet de Llobregat.

En Madrid y Barcelona, los servicios municipales de bicicletas de alquiler con estación, BiciMad y Bicing, cuentan con vehículos eléctricos. En Zaragoza de momento no se ha planteado esta opción, ya que la ampliación de Bizi está paralizada.

"Zaragoza es una ciudad ideal para la bicicleta eléctrica"

Hasta ahora, las bicicletas eléctricas apenas habían calado en la ciudad, por desconocimiento de los usuarios y porque su precio es más alto que las convencionales. Pero la tendencia es que cada vez haya más bicicletas eléctricas en la ciudad, de particulares, empresas de 'sharing' (compartidas) u otras iniciativas.

"Zaragoza es una ciudad ideal para las bicicleta eléctrica, por su tamaño y sus distancias. La bicicleta eléctrica es más cómoda que la convencional y permite que más gente se desplace con el pedaleo asistido. Y es más segura que un patinete", afirma Antonio Cuenca, fundador de Ebrobizi, una empresa de alquiler de bicicletas eléctricas, que nació hace tres años a través de un programa de emprendimiento social. Ebrobizi tiene una estación fija (en el Acuario) y quiere abrir otro en el entorno de la plaza de San Bruno. Organizan rutas culturales para zaragozanos y para turistas. El alquiler de una hora cuesta 7 euros y tienen descuentos para periodos más largos.

"Estamos viviendo un boom de vehículos de movilidad compartida, es un momento de gran cambio. Los sistemas sin estación son más atractivos para los usuarios, aunque hay que resolver el problema del estacionamiento y la convivencia. En Zaragoza falta una regulación sobre este tema", apunta Antonio Cuenca, que también estudia entrar en el mercado de las bicicletas eléctricas compartidas sin estación.

Etiquetas