Zaragoza dispondrá de un plan especial de seguridad con carácter permanente

Se aplicará no solo durante las fiestas del Pilar, sino también en los Carnavales, Día de San Jorge u otras celebraciones.

El plan de seguridad de Zaragoza pondrá especial hincapié en las grandes aglomeraciones.
Francisco Jiménez

Los responsables políticos, policiales y de los distintos servicios de urgencia han llegado a la conclusión de que la capital aragonesa precisa de un plan especial de seguridad con carácter permanente. Esto es, un conjunto de medidas y protocolos de actuación que sirvan para coordinar a todas las emergencias y puedan aplicarse no solo durante las fiestas del Pilar, sino en todas aquellas celebraciones que congregan a miles de personas en la calle: San Valero, Carnavales, Semana Santa, Día de San Jorge o Navidades.

La intención de la Delegación del Gobierno en Aragón y del Ayuntamiento es que dicho plan, que ya existe en grandes ciudades como Barcelona o Bilbao, esté aprobado y operativo dentro de un año en Zaragoza. Así lo anunciaron ayer el subdelegado del Gobierno, José Abadía, y el consejero municipal de Economía y Cultura, Fernando Rivarés, a la conclusión de la última junta de seguridad, en la que se hizo un balance "positivo" de los operativos de las últimas fiestas.

"Se va a trabajar en la elaboración de un plan de seguridad que abarcará el calendario festivo de todo el año. Y queremos hacerlo a partir de datos objetivos, para controlar aforos desde una realidad física: saber qué gente cabe en una plaza, en una ribera o en un gran espacio", explicaba Abadía. Según este, ello permitirá articular "medidas transversales" que garanticen la seguridad en todos estos lugares.

El objetivo va más allá de Zaragoza, ya que se pretende dotar de planes de seguridad similares a todos los grandes municipios aragoneses que ya cuentan con juntas de seguridad local. Para estos, sin embargo, no se han fijado todavía plazos.

A la hora de valorar las medidas adoptadas durante el Pilar, todos los agentes implicados en los planes de seguridad destacaron la "buena coordinación". "Surgieron problemas de aglomeraciones la primera noche en Valdespartera y enseguida nos pusimos todos a trabajar para solucionarlos y evitar que se repitieran", señaló Rivarés.

Para el concejal, este tipo de problemas hacen necesario plantear un debate "sosegado y con datos certeros" sobre cuántos espacios o recintos festivos son necesarios en una ciudad como Zaragoza, así como en el aforo máximo que estos deberían tener. "En mi opinión, los espacios de 30.000, 40.000 o 50.000 personas son un error y una barbaridad insostenible. Fundamentalmente, desde el punto de vista de la seguridad, de la movilidad y del ruido", indicó.

Entre las cifras de estas últimas fiestas, cabe destacar los tres millones de desplazamientos en autobús, y casi otro millón en tranvía. En cuanto a los grandes recintos, cada noche se reunieron en el espacio Zity una media de 18.000 personas. La Policía Nacional practicó 114 detenciones y tramitó 809 actas por drogas (casi el triple que en 2017). De las 5 agresiones sexuales denunciadas, solo se ha arrestado a un sospechoso.

Etiquetas