Recogida de firmas en Valdefierro para pedir que la línea 57 llegue hasta el barrio

El objetivo de las asociaciones es conseguir que el autobús circular una Valdefierro con el tranvía pasando por Casablanca y que el sur del barrio deje de estar tan aislado.

Línea 57
L. R.

Conectar Valdefierro con el tranvía a través de la línea 57 de autobús, que presta servicio desde Casablanca. Ese es el objetivo que los vecinos del barrio se han propuesto conseguir recogiendo firmas para entregarlas al Ayuntamiento y poner fin a más de tres años de reivindicaciones. “No se trata de un simple capricho, sino que es una necesidad”, asegura Jesús Picazo, de la Asociación de Vecinos Las Estrellas.

Desde esta agrupación vecinal lamentan la situación de “aislamiento” que sufre el sur de Valdefierro con respecto a los barrios contiguos, Montecanal y Rosales del Canal. Por ello, desde hace unos años reclaman que la línea 57, que conecta Casablanca con el tranvía, tenga una parada en Valdefierro. “Queremos una conexión real con el tranvía. Es una apuesta de futuro. Además, no pedimos que vaya por todo el barrio, sino solo que tenga una parada en Vía Láctea, donde también paran el 24 y el 36”, explica Picazo. El 57 es una línea circular que conecta el Canal Imperial, los centros educativos de Casablanca y el Hospital Militar.

“Es algo que hemos propuesto una veintena de veces en Urbanismo y en los plenos de las Juntas de Distrito. Ahora nos dicen que se está modificando el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS), pero no queremos esperar porque si hay un cambio de Gobierno no saldrá adelante”, añade Picazo.

Según la asociación, actualmente no hay ninguna línea que cubra esa zona concreta del barrio y la modificación de la línea tan solo supondría “aproximadamente dos kilómetros más de recorrido por autobús”. Para los vecinos, esta sería la solución a muchos de los problemas de movilidad que sufren a diario. “Mucha gente del barrio trabaja en Gran Casa y sería muy beneficioso para ellos. También para los niños que van a colegios como la Sagrada Familia, ya que podrían usar el transporte público en lugar de tener que contratar líneas y tener que quedarse las dos horas del mediodía ahí”, apunta Juliana Algaba, presidenta de la Asociación de Vecinos Aldebarán de Valdefierro.

Otra de las ventajas de ampliar el recorrido del 57 sería la descongestión del tráfico en las zonas de salida de Valdefierro, especialmente en las horas punta. “A la hora de entrar al trabajo y a la de salir, se generan grandes colas en el sur del barrio. Con el autobús se contaminaría menos y se producirían menos atascos”, argumenta Picazo.

Además, los representantes de los vecinos consideran que con la ampliación aumentaría la rentabilidad de la línea circular. De hecho, cada viajero que se sube a un autobús de la 57 supone un coste de 3,1 euros al Ayuntamiento de Zaragoza. “La línea 57 tiene poquísimos viajeros. No entendemos su función. Simplemente por las pérdidas que tiene debería conectar con Valdefierro”, explica Algaba.

Por el momento, unos 2.500 vecinos han dejado ya su rúbrica y su DNI en la petición. Las hojas para firmar pueden encontrarse en casi cualquier establecimiento del barrio, en el centro cívico y en las sedes de las asociaciones de vecinos. Según han explicado desde Aldebarán, las firmas se recogerán hasta la última semana de octubre.

Los horarios, también insuficientes

Además de las reivindicaciones históricas del barrio como la movilidad y el transporte público, las asociaciones consideran que el horario del mismo es insuficiente para cubrir las necesidades de muchos vecinos.

“El 24, por ejemplo, deja de pasar hacia las 23.15. Esto supone que las personas que trabajan en centros comerciales, que normalmente salen a las 22.00 o más tarde, no puedan llegar al bus y tengan que apañarse con otros compañeros o coger taxis. Hemos pedido que se alarguen los horarios de las líneas, pero parece que es algo que tampoco interesa”, lamenta Algaba.

“No somos un barrio de 2.000 ni 3.000 personas; somos cerca de 13.000 y estamos aislados por el sur”, recalca Picazo, que recuerda que el barrio carece también de estaciones de servicio Bizi y que tampoco los servicios de empresas privadas como Mobike han llegado hasta sus calles.

Etiquetas