La Policía investiga las dos últimas denuncias por abusos sexuales durante las fiestas

Uno de los presuntos autores es un taxista que recogió a la denunciante a la salida de Valdespartera. El Ayuntamiento volvió a parar la programación festiva durante 5 minutos para mostrar su condena.

La Policía investiga las dos últimas denuncias por abusos sexuales durante las fiestas

La Jefatura Superior de Policía de Aragón está investigando desde ayer dos nuevas denuncias de abusos sexuales cometidos durante las Fiestas del Pilar que finalizaron ayer. Fueron dos mujeres jóvenes las que, durante la mañana del domingo, acudieron a comisaría para poner en conocimiento de la Policía Nacional que durante la madrugada del sábado habían sido agredidas por dos individuos. Al cierre de esta edición, no se había practicado ninguna detención por estos hechos.

Estos últimos casos se suman a los dos que ya habían sido denunciados durante la semana pasada y que también están bajo investigación policial. Ayer, como ya sucediera el primer domingo de fiestas y el jueves, el Ayuntamiento de Zaragoza volvió a poner en marcha el protocolo contra la violencia sexual que consensuaron todos los grupos municipales y la programación festiva paró cinco minutos, de 19.00 a 19.05.

Según explicaron fuentes de la Delegación del Gobierno en Aragón a este diario, uno de los presuntos agresores es un taxista zaragozano que todavía no ha podido ser identificado. Así se lo comunicó una de las víctimas a los investigadores de la Unidad de  de Familia y Mujer (UFAM) de la Policía. Esta mujer afirmó en su declaración en comisaría que hacia las 5.00 del domingo, salió del recinto de Valdespartera y se subió a un taxi para volver a casa.

La denunciante explicó que viajaba en la parte trasera del vehículo cuando se quedó dormida. No precisó cuánto tiempo estuvo en este estado, pero sí señaló que cuando despertó, el vehíclo estaba detenido en un descampado y el conductor estaba sobre ella sometiéndola a tocamientos.  La mujer consiguió zafarse del presunto agresor y salir del coche a la carrera hasta llegar a una avenida cercana cuyo nombre no ha trascendido, donde paró un taxi para volver al recinto ferial.

Por el camino, según detallaron fuentes oficiales, llamó a su novio, que estaba en el ferial, y a la centralita de la Policía Local de Zaragoza para comunicarles lo que había pasado. Cuando se bajó del segundo vehículo junto al recinto, una patrulla ya estaba esperando para atenderla y llevarla al hospital y para ser sometida a un examen médico.

Según ha podido saber este diario, uno de los aspectos que refleja el parte de lesiones hace referencia a múltiples arañazos que la denunciante presentaba por todo el cuerpo y que se corresponderían con la huida a través del descampado a la que hizo referencia en su denuncia.

Según detallaron fuentes de la Jefatura Superior de Policía, los investigadores se han entrevistado con el taxista que llevó de vuelta al recinto de Valdespartera a la mujer, aunque su declaración no ha trascendido. El trabajo policial se centra ahora en obtener cualquier pista que pueda llevarles hasta el presunto autor de la agresión.

Otra denuncia en el Casco

Además de esta investigación, los agentes de la UFAM están investigando otra denuncia por abusos sexuales interpuesta también durante la mañana de ayer y referente, igualmente, a la última madrugada con programación festiva. En este segundo caso, la denunciante puso en conocimiento de la Policía que mientras caminaba por la calle Mayor, un individuo se le echó encima y la sometió a tocamientos de carácter sexual.

Según ha podido saber HERALDO, el presunto agresor usó tal violencia que incluso llegó a romper parte de la ropa que vestía la joven. Esta mostró resistencia a los tocamientos y consiguió zafarse del hombre, según fuentes policiales, aunque antes de huir a la carrera por el Casco Histórico robó el teléfono móvil de su víctima, en cuya funda se da la circunstancia de que la joven llevaba su DNI, por lo que se quedó incomunicada e indocumentada. La mujer pidió ayuda y una dotación de la Policía acudió hasta el lugar de los hechos. La denunciante facilitó a los agentes una descripción pormenorizada de su presunto agresor, aunque no pudieron localizarle en las inmediaciones.

Ambas investigaciones han sido declaradas secretas  por la Jefatura Superior de Policía de Aragón, que desde ayer por la mañana está intentando localizar a los presuntos autores de los abusos sexuales.

 

Etiquetas