Un avión enviado desde Zaragoza participó en el rescate de la mayor aeronave no tripulada de EE.UU.

El RQ-4 Global Hawk del Ejército del Aire norteamericano se estrelló el pasado 26 de junio en aguas cercanas a la bahía de Cádiz.

Uno de los aviones KC-135 de las USAF (Fuerzas Aéreas de Estados Unidos) que aterrizaron en la base de Zaragoza y estarán seis meses.
Diego Martín López

Un avión no tripulado RQ-4 Global Hawk del Ejército del Aire de Estados Unidos se estrelló el pasado 26 de junio en aguas cercanas a la bahía de Cádiz, en las cercanías de Rota. A pesar de que han pasado más de dos meses del accidente, que no causó heridos, la noticia ha trascendido esta semana gracias a una información publicada en la web estadounidense 'The War Zone' recogida por el diario 'ABC'.

El siniestro tuvo lugar sobre las 17.00 del citado día por causas que no han trascendido, aunque sí que se conoce que uno de los dos aviones modelo KC-135 con base en Zaragoza participó en el operativo de rescate de la aeronave no tripulada junto con un buque de apoyo que se encontraba en la zona haciendo operaciones rutinarias.

El operativo de rescate del RQ-4 Global Hawk se puso en marcha para recuperar el material que transportaba la aeronave accidentada. Al parecer, se trataba de información sensible y Estados Unidos quería evitar que cayese en manos no deseadas. 

Según adelantó HERALDO esta semana,  dos aviones de transporte KC-135 y un centenar de militares de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos van a permanecer dos meses más desplegados en la Base Aérea de Zaragoza, según fuentes militares. Esta cesión se firmó el pasado mes de mayo

Se trata de una estancia calificada de "temporal" por las obras que están realizando en la Base de Morón (Sevilla), donde se encuentran destinados de manera habitual estos aviones. Parte de los efectivos destinados en la capital aragonesa y la ciudad gaditana participaron el pasado mes de abril en la ofensiva que lanzó EE. UU., junto a Reino Unido y Francia, contra el régimen sirio

Etiquetas