Miles de personas arropan al Cipotegato en su recorrido

A las doce del mediodía, un joven de la ciudad cuya identidad permanece en secreto hasta después de su recorrido desafiará a las miles de personas que se concentrarán en la plaza de España.

En Tarazona este lunes 27 de agosto es el día más especial del año para los ciudadanos. La salida del Cipotegato bajo una lluvia de tomates marca el inicio de las fiestas patronales en honor a San Atilano, que se prolongan siempre hasta el 1 de septiembre.

El ambiente festivo se palpa en cada rincón de la ciudad ya desde hace unos días, y es que este fin de semana previo han sido numerosos los actos que se han sucedido para ir calentando motores. Además, la apertura del ferial y la instalación de los puestos de venta ambulante llenan de colorido Tarazona.

La fama del Cipotegato

Después de las lluvias del año pasado, parece que los turiasonenses tienen más ganas si cabe de disfrutar de estos días. "Caeremos en los tópicos de siempre, pero es que es verdad que el mejor de los deseos es que todo transcurra con normalidad, que no haya problemas, que todos disfruten, que el tiempo nos acompañe y que la convivencia y la hospitalidad que siempre nos han caracterizado vuelvan a ser ejemplo, algo de lo que no tengo ninguna duda", señaló este domingo el alcalde de Tarazona, Luis María Beamonte.

La fama del Cipotegato

A las doce del mediodía, un joven de la ciudad cuya identidad permanece en secreto hasta después de su recorrido desafiará a las miles de personas que se concentrarán en la plaza de España. Saldrá por la puerta del ayuntamiento para ser el objetivo de toneladas de tomates que lanzan a este personaje arlequinado que ha logrado el reconocimiento de Fiesta de Interés Turístico Nacional.

Tras salir por la plaza, recorrerá varias calles del casco antiguo de la ciudad, pasando por monumentos como la ermita de la Virgen del Río, la plaza de Toros Vieja o la catedral de Santa María de la Huerta, para regresar hasta el ayuntamiento ya como un héroe, para recibir los aplausos de todas las personas que esperan su subida en la estatua como el momento cumbre de la celebración.

Después, baño de espuma, barras de los bares en la calle, música, charangas y mucha diversión hasta bien entrada la noche.

Etiquetas