El chupinazo, gritos de alegría, bombos y charangas en Calatayud

La plaza de España y la Rúa de Dato fueron un hervidero de peñistas y curiosos en el inicio festivo.

Arturo Yagüe fue el encargado de prender la mecha del cohete anuciador de las fiestas.
Macipe

Confeti, gritos de alegría, agua y vino por el aire y el sonido ensordecedor de los bombos y charangas. Estos son algunos de los efectos que tuvo el estallido del cohete lanzado desde el balcón del antiguo Ayuntamiento de la plaza de España y que supuso la apertura oficial de las Fiestas de San Roque 2018, que se prolongarán hasta este sábado.

Los integrantes de las diez peñas sanroqueras -Los Que Faltaban, Garnacha, La Unión, El Cachirulo, Euqor, Nogara, Solera, Rouna, La Bota y El Desbarajuste- volvieron a llenar este céntrico espacio bilbilitano. Al cierre de las mesas de inscripción, se registró un total de 4.337 peñistas.

Arturo Yagüe de Peña Solera, Peñista del Año y encargado de prender la mecha del cohete, reconocía después de salir al balcón que fue "una emoción muy grande, por ver una plaza tan a rebosar, limpia y con ese aumento de peñistas". En esta ocasión, también se ha hecho un reconocimiento a tres aniversarios: los 60 años de Rouna y Euqor, y los 40 de El Cachirulo.

Al mismo tiempo, minutos antes del estallido del cohete, los peñistas se arremolinaban junto a las provisiones de bebida para resistir el chupinazo y la posterior bajada de la Rúa de Dato. "Es el día más grande de todos", reconoció Javi de Embid enfundado en su indumentaria amarilla de Peña La Bota. Laura Gallego y Arturo Ballano, de Peña Solera, destacaron que "el Chupinazo y San Roque siempre son especiales y este año más porque nuestro amigo es Peñista del Año". De nuevo la imagen del santo recorrió todo el contorno de la plaza a hombros de los integrantes de las peñas, una acción que se comenzó a hacer el año pasado.

Pero el día del chupinazo no empieza en la propia plaza de España, sino que desde por la mañana un buen número de peñistas "calienta motores" en el paseo Cortes de Aragón o en los locales de sus peñas. "A mí es el día que más me gusta, porque lo coges con más ganas y estás más fresco", reconocía al filo del mediodía Marco Antonio Granda Maluenda, de Peña Garnacha.

Al igual que él, Cristina López y Diego Calvo, dos turolenses de la peña El Disfrute que llevan 9 años visitando las fiestas, hacían tiempo en el paseo Cortes de Aragón. "Nos lo pasamos muy bien, aquí en Calatayud nos tratan muy bien y así recordamos La Vaquilla", asumió Diego. "Intentamos venir el día del Chupinazo, porque hay mucho ambiente", indicó Cristina.

Estos días, el presidente de Interpeñas, Francisco Herrero, en su último año al frente de la actual Junta, reconoció que "el balance que hacemos es positivo, porque se han potenciado distintos actos tradicionales y se han impulsado otros nuevos". "La alegría está en las calles y hoy es un día especial para la ciudad", afirmó el alcalde bilblitano, José Manuel Aranda. Por su parte, la concejal de Festejos, María Jesús Peñalosa, incidió en que "es un día muy especial para todos los bilbilitanos y tenemos que recordar y potenciar que No es No, y que Calatayud siga libre de agresiones sexistas". Hay que recordar que el Ayuntamiento ha puesto en marcha la campaña ‘Calatayud, libre de agresiones sexistas’, para prevenir y combatir estas acciones. De hecho, se ha repartido entre los peñistas una guía con consejos e indicaciones, así como teléfonos de ayuda.

En cuanto al dispositivo para estas fiestas, desde Cruz Roja se desplegarán 40 voluntarios. En lo que se refiere a limpieza, un total de 28 operarios trabajarán hasta el día 19 de agosto. Olé, Olé, Sidecars, Henry Méndez o Artistas del Gremio fueron algunos de los encargados de poner el ritmo sobre los escenarios repartidos por toda la ciudad.

Etiquetas