Acusado de violar a una amiga en Zaragoza y de seguir hablando con ella después "como si nada"

Los hechos ocurrieron en una vivienda de la avenida de Salvador Allende en diciembre de 2016. La Fiscalía pide 8 años de cárcel para el presunto agresor sexual, que mantiene que las relaciones fueron consentidas.

El juicio por violación se celebrará el próximo mes de septiembre en la Audiencia de Zaragoza.
Guillermo Mestre

La Audiencia de Zaragoza retomará su actividad el próximo mes de septiembre, mes en el que sentará en el banquillo a Thierno M. como presunto autor de la violación de una amiga en una vivienda de la avenida de Salvador Allende, en la margen izquierda de la capital. Por estos hechos, ocurridos en la madrugada del 18 de diciembre de 2016, tanto la Fiscalía como la acusación particular, a cargo de la letrada Paula García, solicitan una pena de ocho años de prisión y una multa de 900 euros. En concepto de indemnización, tanto por las lesiones físicas como por el perjuicio moral, piden además 3.450 euros.

La defensa, que ejerce el abogado Carlos Vela, alega que las relaciones sexuales entre la denunciante y su cliente fueron consentidas, por lo que propone la absolución del encausado, que arrastra hasta siete sentencias condenatorias por otros delitos entre 2007 y 2016: contra la propiedad industrial, daños, contra los derechos de los trabajadores, apropiación indebida, atentado y tráfico de drogas.

Según el relato de hechos de las acusaciones, aquella noche la víctima y el procesado habían estado juntos en un pub de la avenida de Salvador Allende. Sobre las 4.30, el primero decidió acompañar a su amiga a su domicilio, ubicado muy cerca del local. Al llegar a la puerta, le propuso subir con ella a tomar algo, a lo que esta accedió. Y una vez en la vivienda, se pusieron a ver la televisión mientras seguían bebiendo.

Las acusaciones mantienen que, en un momento dado, el hombre, prevaliéndose de su corpulencia, se abalanzó sobre la mujer. "Y, a pesar de la negativa manifestada por esta», dice la Fiscalía, la sujetó fuertemente de los brazos, le quitó la ropa y la agredió sexualmente. "Acto seguido se puso a hablar con ella como si nada hubiera pasado», añade.

Pero la mujer, con la excusa de que iba al baño, se marchó de la casa -descalza y sin abrigo- y tras contactar con un amigo para pedirle ayuda llamaron a la Policía.

Etiquetas