Los cabezudos más jóvenes están en San Mateo de Gállego

Los vecinos de la localidad desfilaron este lunes acompañados de la comparsa de cabezudos y la charanga. 

San Mateo de Gállego disfrutó también ayer de una charanga.
José González

Dentro del ayuntamiento, acompañados de amigos y rodeados de cerca de siete enormes cabezas, los jóvenes de San Mateo de Gállego comenzaron a prepararse para perseguir a los vecinos del pueblo. Los pequeños de entre nueve y quince años hacían tiempo recordando anécdotas de otros años. "Una vez me llevé a una pequeña por delante", rememoraba Sergio Franco, uno de los cabezones que participaron en la carrera. Toalla al hombro y con la cabeza colocada, el cohete dio el pistoletazo de salida  y los cabezudos salieron por la grande puerta del Consistorio con una multitud a la cabeza a la que buscaban atizar. 

La de San Mateo es una tradición rejuvenecida y es que, desde hace tres años "lo empezaron a llevar niños", como aseguró Diego Gaudó de nueve años. Por ello, lo que abundaba durante el recorrido eran jóvenes y algún que otro padre que acompañaba a sus los pequeños atemorizados. Otros menos asustadizos, corrían a saludar al berrugón y su tropa en un intento de hacerse buenos amigos. A veces la técnica funcionaba, aunque otras el matamoscas, que actuaba a modo de látigo, hacía de las suyas. "Al que te cae mal le das con el matamoscas al revés", comentaba con picardía Alejando Colell. 

La charanga amenizó el trayecto, acompañada de aquellos que preferían observar el espectáculo desde la distancia. Todos juntos recorrieron las calles del municipio hasta regresar al punto de partida, donde la organización les preparaba un pequeño picoteo para recuperar las fuerzas empleadas. 

Etiquetas