Detenido por acosar sexualmente a un millar de menores por internet

El ciberdepredador es un hombre de 49 años que vive en Alicante y que ha sido arrestado gracias a una denuncia que interpuso un menor en Zaragoza. El juez lo ha dejado en libertad. 

Los agentes de delitos tecnológicos e informáticos persiguen a los ciberacosadores.
Heraldo.es

Un hombre de 49 años, identificado como Pedro José C. H., que se hacía pasar por un joven deportista de 18 ha sido detenido por acosar, corromper y explotar sexualmente a menores a través de internet. La Policía Nacional lo ha detenido en Alicante, donde reside, aunque la investigación se inició el pasado febrero en Zaragoza a raíz de la denuncia interpuesta por los padres de un menor que estaba siendo acosado por internet. Los agentes creen que este ciberdepredador -o 'groomer', en su término en inglés- ha podido coaccionar casi a un millar de víctimas para que le enviaran fotografías y vídeos de índole sexual. A pesar de la gravedad de los hechos, el juez lo ha dejado en libertad provisional. 

El arrestado había creado multitud de perfiles en diferentes redes sociales a través de los cuales solicitaba amistad a menores de edad que compartían las mismas aficiones deportivas. Tras ganarse su confianza, comenzaba a pedirles vídeos y fotos y que interaccionasen con él a través de videoconferencias. Recientemente en Zaragoza se han dictado sentencias condenatorias por actos similares. 

La investigación permitió averiguar a los agentes que se trataba de un varón de 49 años y residente en Alicante. Al analizar sus cuentas en redes sociales se comprobó que todos sus perfiles estaban perfectamente diseñados para atraer a chicos menores y activos deportistas, simulando ser uno de ellos.

El detenido se aprovechaba del aparente interés por la misma actividad deportiva que las víctima y la usaba como excusa para contactar con ellas. Cuando los chicos se negaban a continuar con sus exigencias -que llegaban a incluir sesiones de cibersexo-, les amenazaba con difundir ese material a todos sus contactos y familiares. Este individuo, según comprobaron los agentes, era muy activo en redes sociales y tiene miles de seguidores, menores de edad en su mayor parte, y cientos de publicaciones.

Además, los investigadores identificaron a otros dos menores, también zaragozanos, que estaban siendo víctimas de la misma persona. Cuando consiguieron situar y localizar al ciberdepredador en Alicante, entraron en su domicilio en el momento en que estaba conversando a través de Internet con otras dos potenciales víctimas. En el registro de su vivienda se hallaron diversos dispositivos informáticos y gran cantidad de archivos de pornografía infantil. También llamó la atención de la Policía que en el escritorio donde tenía instalado el ordenador principal había colocado una cámara web a la altura de los genitales que le permitía no ser reconocido al ocultar el rostro.

Esta persona guardaba un detallado registro de sus contactos sexuales con menores en una libreta en la que aparecía casi un millar de números de teléfono y cuentas de correo electrónico de posibles víctimas, tanto españolas como extranjeras. Del análisis efectuado se desprende que el detenido buscaba el contacto real con los menores para, presuntamente, abusar sexualmente de ellos. La Policía le atribuye delitos de corrupción de menores, tenencia y distribución de pornografía infantil y explotación sexual de menores a través de Internet.

En el mundo virtual, no todo el mundo es quien dice ser

La conducta del arrestado se encaja en una tipología delictiva que se define como 'child-grooming' y que se define como el conjunto de estrategias que una persona adulta desarrolla para ganarse la confianza de una menor a través de Internet con el último fin de obtener concesiones de índole sexual. Los autores usan primero un acercamiento lleno de engaños y, posteriormente, comienzan el chantaje para obtener imágenes comprometidas de la víctima menor de edad. En casos extremos, los autores pretenden un encuentro en persona para lo que coaccionan y acosan a los menores para lograr su propósito.

La Policía Nacional recuerda la importancia de educar a los niños y adolescentes en pautas seguras para navegar en la Red y evitar ser víctimas de 'grooming' y otros delitos y ponen a disposición del ciudadano la dirección www.policia.es/colabora.php para denunciar este tipo de hechos y aconsejan:

  • No compartir imágenes privadas o comprometedoras a través de las redes sociales ni promocionarlas. 
  • No confiar en desconocidos, en el mundo virtual no todo el mundo es quien dice ser.
  • Proteger los equipos y mantenerlos actualizados para evitar el robo de archivos.
  • Nunca ceder al chantaje del acosador y solicitar la ayuda de un adulto o de la Policía en caso de estar siendo víctima de acoso en internet o en cualquier otra circunstancia. 
  • Intentar validar la identidad del contacto que quiere agregarse como "amigo" en las Redes Sociales.
  • No conectar la webcam con desconocidos.
 
Etiquetas