Más de 500 personas se dan cita cada jueves en el 'Juepincho Rock'

Esta iniciativa nació hace tres meses con el objetivo de revitalizar una zona histórica del barrio de El Gancho.

Tapas para el Juepincho Rock
C.I.

 

La conocida quedada social del ‘Juepincho’ dio el salto al barrio de El Gancho hace tan solo tres meses, logrando una gran acogida por parte de los vecinos de la capital aragonesa en torno a la bautizada como la ‘Plaza del Rock’ de Zaragoza. Cada jueves en torno a 500 personas se dan cita en la zona gracias a esta iniciativa bautizada como ‘Juepincho Rock’, tras la que se encuentran tres locales que proponen tres ambientes diferentes: Sala Creedence, DPch Rock y Tapeo Rock.

Los establecimientos, ubicados en torno a la histórica plaza de San Lamberto, vía paralela al paseo María Agustín, proponen una velada protagonizada por el característico y tradicional tapeo a un precio muy económico -tapa a 1 euro, con bebida a 2- pero con una diferencia: música en directo como ingrediente fundamental.

“Esta iniciativa forma parte de una serie de proyectos que nacen con la idea de dinamizar una zona del Casco Histórico tradicionalmente degradada como es esta plaza. Queremos recuperar un centro neurálgico que tuvo mucha vida en los años 80”, afirma Mike Ramón, programador de la Sala Creedence y coordinador de la actividad.

“Ofrecemos un espacio de ocio con un ambiente diferente en el que el rock y la música en directo son los grandes protagonistas”, añade Ramón. ¿El objetivo? Llenar de vida cada rincón del barrio, y, en concreto, los establecimientos de la zona, ya que a la iniciativa se suman otros locales como el restaurante ‘Contigo pan y cebolla’ o el espacio de danza ‘La ventana cultural’.

“Queremos que venga gente diferente, que haya vida, pero que sea gente de paso, que no se convierta solo en un lugar para reuniones puntuales sino en algo más cotidiano”, expresa el organizador. Por eso, su valor añadido reside en la música, que aporta la diferencia a esta alternativa de ocio. “Hemos logrado generar un ambiente muy relacionado con la música zaragozana, con un perfil de edades muy diverso, tanto con universitarios como gente más veterana que busca un plan diferente para la noche del jueves”, asevera.

Además, asegura que esta iniciativa les ha servido para llegar a un público al que no habrían logrado llegar de otra forma: “La verdad es que existe una rotación muy interesante que se suma a los clientes fieles de la zona, y que nos ha permitido llegar a gente que de otra forma quizás no habría venido”.

En la Creedence, sala abierta desde el año 2012, la oferta para este jueves estará protagonizada por la música en directo, en este caso de la mano de la banda italiana de punk-rock ‘King Mastino’, que aprovecha su paso por España para visitar la capital aragonesa como parte de su gira. Todo ello acompañado de tapas temáticas. “Empezamos cada jueves en torno a las 20.00 y cerramos sobre las 2 y media de la madrugada”, concluye Ramón.

Mirando al buen tiempo

Por su parte, desde la sala DPch Rock, Marta Suils, una de las dueñas, afirma que esta iniciativa les ha servido para dar “una segunda vida a una zona tradicionalmente cargada de prejuicios que no tienen nada que ver con la realidad”. La sala, que abrió sus puertas hace más de dos años, ofrece un ambiente protagonizado por el heavy metal una completa carta de vinagrillos, encurtidos y embutidos, aunque tratan de variar según la semana.

“El ‘Juepincho rock’ nos ha servido para ponernos en el mapa durante una noche que tradicionalmente acaparaban otras zonas”, afirma. Ahora, asegura que tras un mes “complicado por el frío” esperan la llegada del verano como agua de mayo. “Creo que la subida de las temperaturas y la terraza en la plaza nos va a dar mucha vida, y la posibilidad de dar conciertos al aire libre, algo diferente”, concluye.

Por su parte, desde ‘Tapeo rock’, Ana Ortiz, que lleva al frente de la sala tres años con una firme apuesta por el rock en español, asegura que la ‘Plaza del Rock’ ha puesto a Zaragoza en el mapa para las bandas de toda España. “Tenemos una completa exposición de fotografías en torno al rock nacional y lo combinamos con tapas tradicionales como embutido, tortilla o garbanzos estos días de tanto frío”, explica.

Etiquetas