Los Zúñiga: guerra padre-hijo por La Misericordia

Rompieron relaciones en 2017 y el conflicto por la gestión de la plaza ha llegado a los juzgados.

Los Zúñiga (padre e hijo) en imagen de archivo.
La Tierra del Toro

Dice el refrán que entre padres y hermanos no hay que meter las manos, pero la guerra abierta entre los Zúñiga por La Misericordia obliga, al menos, a poner en situación al aficionado. La empresa Circuitos Taurinos SL fue fundada en 1995 por Carlos García Manso-Zúñiga, conocido en el mundo taurino como Carlos Zúñiga, e inscrita a nombre de él mismo (40% de las acciones) y de sus descendientes Carlos y Cristina (30% cada uno).

Durante años, los Zúñiga trabajaron codo con codo en la empresa familiar, conduciendo la carrera de toreros como Morenito de Aranda o Uceda Leal y organizando ferias por toda España. Estuvieron al frente de La Coruña, Zamora, Palencia, Burgos o Gijón, antes de que en mayo de 2017 se originara el conflicto.

Según Zúñiga padre, sus dos hijos juntaron el paquete accionarial que les había cedido (60% en total) para quedarse con la sociedad y jubilarlo antes de tiempo. Movimiento que definió como “una puñalada por la espalda”. Hasta el punto de emprender una cruzada que este jueves vivió el episodio más virulento.

Considerándose “titular exclusivo” de Circuitos Taurinos SL, anunció que va a emprender acciones legales contra su vástago por usar el nombre de la empresa para presentar oferta por la plaza de toros de Zaragoza. Maniobra que viene motivada por el afán de alcanzar la gestión de La Misericordia junto a Ignacio Zorita y Fernando Polo. De hecho, la argumentación de Zúñiga ha sido utilizada por Polo para impugnar la propuesta de la UTE Tauroejea 2009 y Circuitos Taurinos SL.

La denuncia fue presentada este mismo jueves en la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) y, entre otras cosas, remarca que Carlos Zúñiga hijo no puede comparecer “en ningún organismo público” alegando que es el administrador de Circuitos Taurinos SL. Al respecto, el menor de los Zúñiga señala que las acusaciones vertidas por su padre son una “pataleta” de niño pequeño, y que su oferta está “bajo una rigurosa legalidad”.

Además, sostiene que lleva ejerciendo de administrador de Circuitos Taurinos SL más de 15 años y se pregunta cómo es posible que su padre, aún estando jubilado, se vea como administrador. "Pretende confundir a la sociedad, pero yo no entraré en polémicas. Hablaré tras la apertura del sobre de las ofertas económicas”, explicó a HERALDO, refiriéndose a un acto que iba a celebrarse este lunes y ha quedado aplazado hasta nueva orden.

Desde la DPZ lamentan que esta polémica esté retrasando el proceso de adjudicación de la plaza. Solo faltan dos meses para la celebración de la Feria de San Jorge y el nuevo empresario tendrá que trabajar contrarreloj para diseñar los carteles del serial. Eso, en el mejor de los casos.

Etiquetas