La baja de 4 examinadores de Tráfico por accidentes prolonga el atasco de pruebas

La falta de plantilla y el retorno de alumnos tras el conflicto satura el calendario.

Las autoescuelas comienzan a recuperar alumnos tras la huelga de examinadores.
A. Alcorta/Heraldo

Cuatro de los quince examinadores de Tráfico de Zaragoza se encuentran de baja tras sufrir diferentes accidentes laborales en las últimas semanas. Una situación que está retrasando la vuelta a la normalidad en el calendario de pruebas para la obtención del carné de conducir, después de la larga huelga que mantuvieron estos funcionarios de la DGT el año pasado. "No nos había pasado nunca, de vez en cuando tenemos algún accidente, pero no tantos y tan seguidos", reconoce Daniel Adiego, portavoz de la Asociación de Examinadores de Tráfico (Asextra) en Aragón.

Uno de los siniestros tuvo lugar la pasada semana, y el resto, entre los días 3 y 4 de enero. Fueron percances propios de su oficio, como colisiones en glorietas o por alcance en semáforos, y el parte de lesiones afecta en casi todos los casos a la espalda y las cervicales. Como consecuencia, el tapón de alumnos que no pudieron hacer las pruebas el año pasado por el conflicto laboral que mantuvieron los examinadores se está desatascando a un ritmo mucho menor de lo esperado.

"No es tan grave como lo fue durante la huelga, pero la verdad es que no se está aliviando la situación como debería", lamenta Sergio Olivera, presidente de la Asociación Provincial de Autoescuelas de Zaragoza (APAZ). "De cada cupo de trece alumnos por examinador, están haciendo la prueba entre siete y nueve, y los que no entran esperan entre dos y tres semanas", explica. Algunos candidatos puede llegar a acumular retrasos de "un mes como máximo".

Los examinadores, mientras tanto, siguen a la espera de que el Gobierno central escuche sus reivindicaciones. "La DGT no ha movido ficha. Hubo una propuesta por la que accederíamos a hacer horas extra a cambio de alguna condición mínima y ni a eso han contestado", critica Adiego. "Estamos exactamente igual que cuando acabamos la huelga", apunta. El colectivo confía en que los próximos presupuestos generales incluyan una enmienda que garantice el pago del plus que reclaman.

Vuelven los alumnos

En cualquier caso, y pese al contratiempo de las bajas laborales de este mes, las autoescuelas comienzan a notar la recuperación de alumnos tras el conflicto laboral de 2017. "Muchos de los que estaban apuntados y lo dejaron el año pasado por la huelga han vuelto para prepararse", asegura Olivera. En cambio, "las nuevas matrículas no repuntan", aunque el portavoz de las autoescuelas de Zaragoza confía en que este verano, durante la temporada alta de este sector, se recuperen las cifras de actividad que han puesto en jaque a muchos negocios en los últimos meses.

Además, se espera un año con importantes cambios, ya que la DGT anunció que planea modificaciones tanto en los exámenes de conducir como en el propio proceso de formación, que podrían entrar en vigor esta primavera.

Etiquetas