Unas fiestas al margen de estereotipos

Catálogos de juguetes no sexistas, belenes con cambios de roles entre sus integrantes y menús que huyen de las tradiciones demuestran que «otra Navidad sí es posible».

"Las diferencias nos enriquecen y no al revés" se lee en el escaparate de Horst (San Jorge, 26), donde se exponen cinco minimundos. En la imagen, Gonzalo Íñigo, responsable del comercio.
R. Labodía

Turrones, villancicos, muérdago y –los pudientes– chimeneas con calcetines ávidos de regalos. Los tópicos navideños son de sobra conocidos y un buen compendio puede encontrarse en el cada año más tedioso anuncio de la Lotería, que ¡ni aunque lo ruede Amenábar introduce un ápice renovador! Sin embargo, otra Navidad es posible si se rasca un poquito más allá del celofán de las flores de Pascua o de la nariz roja del reno Rudolph.

El mejor botón de muestra son ciertos catálogos de juguetes. Si antes solían confundirse con el ‘Manual de la perfecta esposa’, en pleno siglo XXI se han quitado un poco de ranciedad de encima. Jugar con cocinitas ya no es exclusivo de las niñas ni conducir camiones se reserva a los niños. Para concienciar sobre el uso sexista de determinados juguetes, el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Zaragoza apoyan una campaña de la Coordinadora de Organizaciones Feministas titulada ‘Regala igualdad’. Se han editado 8.500 folletos y 2.000 carteles para repartirlos por los colegios de todo Aragón y también se han colocado 150 vinilos en los autobuses urbanos y 50 mupis en las calles más concurridas de Zaragoza. Bajo el lema ‘Su futuro no es un juego. No limites su creatividad’, la Coordinadora lamenta que al entrar en cualquier juguetería "la separación de géneros es radical: los pasillos están divididos en rosa para las niñas y azul para los niños". Así, denuncian que los juguetes sexistas reproducen "el estereotipo de una sociedad patriarcal, machista, en la que las mujeres limpian y cuidan bebés, mientras que los hombres construyen, inventan y luchan, ajenos a las tareas del hogar". También en las redes sociales, muchas de las asociaciones integrantes en la Coordinadora (desde Amasol pasando por Amparo Poch hasta las secretarías de Igualdad de PSOE, Podemos, IU o CHA) cuelgan algunas de las promociones de juguetes que evocan una publicidad más propia de los años 50 que de la actualidad.

Apuesta por la diversidad

"Como las bolas están a cierta altura, los padres cogen en brazos a sus niños para que las vean. Nos encanta porque es algo que hacemos también para las generaciones futuras, para que aprendan que hasta que no podamos mostrar nuestras diferencias libremente no podremos ser iguales", explica Gonzalo Íñigo, responsable del estudio de diseño Horst, en donde se exhibe (y se venden) cinco minimundos navideños creados por Óscar ‘Obanük’ Barrera. «Queríamos extrapolar qué significa un nacimiento y la Navidad, que –en esencia– representa a las familias. Pero hoy no existe un solo tipo de familia, así que buscamos cambiar los papeles en el belén y, sin herir ninguna sensibilidad, dar cabida y visibilidad en nuestro escaparate a otras realidades y otros modelos de familia», explican.

Pero hay más ejemplos de que las celebraciones no tienen por qué ser unívocas y monosémicas. Además, en muy distintos ámbitos. ¿Sabían que hay compra-venta de abetos ya decorados en internet? ¿Sabían que a Mariah Carey –que ha hecho, ojo, 50 millones de euros con su disco de villancicos– está perdiendo la partida este año frente al disco navideño de Sia? Y, luego, también está el tema de los menús, el veganismo y las nuevas tradiciones a mesa puesta. De eso saben bien los aragoneses Pilar Sopeséns y Alexander Mabry, que están en plena campaña por intentar que la cerveza gane espacio al vino y al champán en las cenas de Nochebuena y fin de año. Ambos están detrás de la marca ‘gourmet’ de cervezas artesanas Golden Promise Brewing y estos días no descansan cantando sus múltiples bondades para la salud y defendiéndola como "aliada indiscutible en la gastronomía, dado que es digestiva, potencia sabores y, además, su estética cada vez es más atractiva como elemento decorativo", apuntan.

Etiquetas