El Ayuntamiento paga 315.000 euros al tranvía por no llegar a los viajeros previstos para 2016

Las estimaciones del pliego preveían 31,9 millones de usuarios, pero finalmente se quedaron en 27,9. La compensación del año pasado a la empresa duplica la que hubo que abonar en 2015.

Para desplazarse por Zaragoza, el tranvía, el autobús y la bici son las mejores alternativas al vehículo privado.
Oliver Duch

El Ayuntamiento de Zaragoza ha tenido que pagar este año a la empresa Los Tranvías de Zaragoza 314.401,74 euros por el déficit de usuarios que hubo el año pasado. El pliego de condiciones que se redactó para el funcionamiento de la línea 1 hizo unas estimaciones de usuarios año a año, que se han quedado muy por encima de la realidad. Aunque el número de viajeros del tranvía crece, no lo hace tanto como estas previsiones. En 2016, último curso cerrado, usaron este medio de transporte 27.963.651 personas, cuando el pliego fijó que serían 31.915.993. Es decir, hubo un 12,38% menos de los viajeros previstos.

El pliego, además, dicta que el Ayuntamiento tiene que compensar a la empresa que gestiona el tranvía cuando el déficit de usuarios supera el 10%. En concreto, a partir de ese porcentaje el Consistorio tiene que pagar a Los Tranvías de Zaragoza la mitad del coste que tienen los billetes ‘perdidos’. Por ejemplo, en 2014 –primer año en el que se afrontó esta indemnización– hubo un 10,01% menos de los usuarios previstos. Por lo tanto, el Ayuntamiento solo tuvo que pagar la mitad del precio de los billetes de ese 0,01% de menos, lo que se tradujo en una casi anecdótica compensación de 1.040 euros.

En 2015, la factura se elevó considerablemente. Entonces, el desfase se disparó hasta el 11,14%, lo que obligó al Ayuntamiento a pagar 138.355 euros a la empresa. Durante el año pasado, el porcentaje volvió a crecer, con un 12,38% menos de los usuarios que preveía el pliego de condiciones. Por ello, la indemnización del Consistorio a la concesionaria se ha más que duplicado, hasta rozar los 315.000 euros.

Si la tendencia no cambia, la factura irá aumentando año a año, ya que el incremento de usuarios del tranvía no sigue el ritmo que marcaban las previsiones. Durante los primeros años de funcionamiento de la línea 1 el crecimiento fue muy rápido, ya que la apertura fue gradual de sur a norte, de Valdespartera a Parque Goya. Así, en 2011 se registraron 7,9 millones, en 2012 hubo 12 millones y en 2013, 22,3 millones. En 2014, primer año completo con todo el trazado disponible, los Urbos 3 de CAF llevaron a 26,8 millones de usuarios, cifra que ascendió a 27,5 millones en 2015 y a 27,9 en 2016.

Un crecimiento... ¿inalcanzable?

El pliego de condiciones, sin embargo, preveía un crecimiento más rápido del número de usuarios. Para 2015 se esperaba un aumento del 4% con respecto al año anterior, para 2016, del 3%; para este año, del 2% y a partir del año que viene, del 1% todos los años hasta llegar al año 2043, cuando acaba el contrato. Entonces, la línea 1 debería tener 42,1 millones de usuarios, casi 15 millones más que los que tuvo el año pasado, unas cifras que se antojan complicadas de alcanzar.

Y es que, a priori, parece difícil que el uso del tranvía y del transporte público en general evolucione con estos porcentajes anuales de crecimiento. Aunque en los últimos años ha habido un leve repunte en el uso del transporte público por la mejora en la actividad económica –salvo el año pasado, afectado por la huelga del bus–, los índices de aumento no van por el camino que marca el pliego de condiciones.

Principalmente, porque este se basaba en una previsión de incremento de la población de Zaragoza que no se está produciendo. Los barrios que atraviesa la línea 1 ya están prácticamente colmados, y solo la expansión de Arcosur –ahora prácticamente estancada– permitiría un crecimiento del uso de la línea. Eso sí, para ello sería al menos recomendable extenderla hasta el barrio, ya que actualmente se queda en Valdespartera.

El otro factor que podría influir en los números de la línea 1 sería la construcción de la 2. En principio, se alimentarían la una a la otra, por lo que el número de usuarios podría aumentar. Sin embargo, este proyecto sigue años después sin definirse. Tras retrasar los estudios, el equipo de gobierno de ZEC se ha comprometido a que al finalizar esta corporación (en 2019) esté listo el proyecto definitivo y todos los informes necesarios para que el futuro gobierno de la ciudad decida si se acomete o no esta línea, que uniría Las Delicias con Las Fuentes y San José.

Etiquetas