Zaragoza registró 7.920 muertos en 2015 , la cifra de mortalidad mayor de la década

El 80% de los fallecidos nació en los años 30, y del resto la mayoría sufría enfermedad oncológica.

CEMENTERIO DE TORRERO DE ZARAGOZA
Guillermo Mestre

Ya no vale decir que en Zaragoza suelen fallecer unas 7.000 personas al año, el 1% de la población de los 700.000 habitantes, como una media registrada en el siglo XXI en el cementerio de Torrero. En 2015 esta cifra alcanzó los 7.920 muertos, que es la cifra de mortalidad mayor de la década y ha alcanzado una media diaria de 21,7 fallecidos.


Aún así, el invierno más suave de los últimos años -con unas temperaturas registradas de máximas históricas con 20,5 grados en Zaragoza- hizo que se redujeran las cifras. De hecho, diciembre registró menos víctimas (663 fallecidos) de las que se esperaban, frente a las de noviembre (661) y octubre (626). "Generalmente, en diciembre, y con la niebla que se mantuvo este año casi veinte días, suele haber más muertos que en noviembre. Nos está pasando en enero como en diciembre. Si hubiera hecho más frío, en invierno se habrían superado los 8.000 fallecidos", señala Manuel Gracia, gerente del cementerio de Torrero.


Si el cambio climático benefició en invierno a la tercera edad, le perjudicó en verano por el gran calor que se registró. Además, a las temperaturas extremas se ha unido el proceso de envejecimiento de la población aragonesa y el retorno de los inmigrantes a sus países en los últimos años (los que hicieron crecer la población en la Comunidad entre 2000 y 2008), según Carlos Gómez Bahillo, sociólogo y profesor de la Facultad de Económicas.


Por su parte, el director del Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA), Salvador Baena, estima que un 80% de los fallecidos que se registran en Zaragoza pertenecen a la generación nacida en la década de los años 30 ("los hijos de la Guerra Civil", describe), mientras que el 20% restante tiene relación con enfermedades oncológicas y pertenecen a otras edades. "Son motivos fisiológicos porque ahora les toca a los de los años 30 (mayores de 85 años). Nuestra pirámide de natalidad está invertida y vivimos el envejecimiento", sostiene Salvador Baena.


Los forenses del IMLA realizan tareas de médicos de Registro Civil todos los fines de semana para certificar los fallecimientos naturales (además de los violentos, que es su tarea habitual durante la semana) y la cifra media es de 18 a 25 muertos diarios.


Aragón tiene un 24% de población mayor de 65 años. Los datos oficiales del INE sobre la comunidad autónoma son contundentes del primer semestre: 7.648 fallecidos y 5.689 nacimientos.

Punto neutro judicial


En estos momentos, el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha abierto negociaciones con el IMLA de Aragón y de otras comunidades autónomas para disponer de los datos oficiales sobre las muertes violentas y las causas que se producen. "El INE quiere tener acceso a los datos del Ministerio de Justicia porque a los forenses nos consideran el punto neutro judicial", señala Baena. Los forenses en Zaragoza realizan autopsias de un 10% de las muertes que se registran, de esos casi 8.000 fallecidos de 2015 .

Enterramientos

La proporción entre los fallecidos que son incinerados y los que son enterrados crece cada año en favor de los primeros, con un 55%, frente al 45% de los segundos. El cementerio de Torrero ha puesto en marcha la posibilidad de que se incineren hasta 14 muertos diarios, tanto por las tardes, los fines de semana y los festivos.


El gerente del cementerio, Manuel Gracia, señala que la media diaria de incinerados son 8,2, pero han ampliado la plantilla con un trabajador para que se puedan hacer todos los días. "Hoy tenemos diez entierros, cinco se entierran y otros cinco se incineran. Pero los columbarios de las urnas van agotándose y los nichos se amortizan", concluye.

Etiquetas