Movilidad Urbana

Este miércoles se deciden las condiciones de la huelga del bus

Los empleados se reunirán en asamblea para concretar la duración y las condiciones de la huelga que se iniciará el 16 de septiembre.

La huelga de buses será "probablemente indefinida"
M.S.Z.

El comité de empresa de Autobuses Urbanos de Zaragoza se reúne este miércoles en asamblea con los trabajadores para decidir el calendario y las condiciones del periodo de huelga, anunciado después de que se concretaran los 153 despidos tras el cese de las negociaciones con la empresa.


Ni la última reunión en el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje (SAMA) de la semana pasada, ni las declaraciones que este martes realizó el alcalde Belloch pidiendo "solidaridad para evitar los despidos" ha puesto freno a un proceso que el comité comunicó desde el mismo momento en el que se levantaron de la mesa de negociación.


De este modo, los trabajadores votarán la extensión y la condición de un periodo de huelgas que se pondrá en marcha a partir del día 16 de septiembre, y que según ha adelantado ya el presidente del comité, Javier Anadón, "será muy largo".


Después de la votación, los trabajadores han convocado una rueda de prensa para esta tarde en el que harán publico "el modelo de huelga que se convocará", que coincidirá con la vuelta a la rutina de la ciudad.

Belloch pide "solidaridad" entre los trabajadores


El Alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, se refirió este martes al conflicto mantenido entre AUZ y los trabajadores, pidiendo a los empleados que acepten en última instancia la propuesta que planteó el Ayuntamiento, que consistía en un plan de recolocación de todos los despedidos en un plazo máximo de dos años a cambio de una bajada del 4,4% de sus salarios.


"Los trabajadores despedidos deben preguntarse: ¿estoy despedido porque los trabajadores no han querido rebajarse el salario el 4,4 por ciento? Me parece tan justa la postura, que no sólo la ratifico por cuestiones formales, sino porque me parece lo correcto", señaló Belloch, que quiso insistir en que "si (los trabajadores) aceptan nos vamos a implicar. Tenemos cierta capacidad y autoridad para intentar arreglar esto, si tenemos una base para presionar a la empresa, la utilizaremos", manifestó el primer edil, que además calificó la huelga de "un secuestro a la ciudadanía".


Sin embargo, los trabajadores no están de acuerdo con las palabras del máximo responsable del Gobierno de la ciudad, al que califican de "chantajista" por ponerse del lado de una empresa que en el actual ejercicio lleva ganados ya "más de 10 millones de euros" y que en ningún momento mostró intención de "aceptar propuesta alguna". El comité ha manifestado en reiteradas ocasiones que estaban dispuestos a aceptar el plan del Ayuntamiento pero sin que se mantuviera además la bajada del 9% -un 13,4% en total- del salario que se desprendía de la inaplicación del convenio colectivo, puesta en práctica después de que contrata y empleados tampoco llegaran a ningún acuerdo en este sentido.

Etiquetas