Menu lateral amp
Movilidad urbana

"Los patinetes eléctricos son el futuro y no una moda pasajera"

Nace en Zaragoza la primera Asociación de usuarios de vehículos eléctricos y de movilidad personal. La iniciativa parte de un grupo de usuarios de patinete eléctrico que se ha unido para impulsar la regulación de estos vehículos en la ciudad.

10/06/2018 a las 05:00
Los patinetes eléctricos, el futuro de la movilidad urbana sostenible


Impulsar una regulación "moderna", que incluya a los patinetes eléctricos en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible de la ciudad, y combatir así el actual "limbo" legal que afrontan los usuarios de estos vehículos en la capital aragonesa son dos de los principales objetivos que persigue la recién creada Asociación zaragozana de vehículos eléctricos y de movilidad personal. 

Sus fundadores son varios usuarios de patinete eléctrico de Zaragoza que se conocieron a través de un grupo de Telegram en el que muchos de ellos compartían sus dudas e inquietudes del día a día a la hora de circular con este nuevo medio. "Inicialmente solo pretendíamos crear comunidad para ayudarnos entre nosotros, pues el problema radica en que al ser un vehículo tan nuevo a menudo te surgen dudas sobre reparación, cambio de ruedas, etc. que no te pueden solucionar en cualquier tienda", señala Guillermo Royo, presidente de esta agrupación.

Así, desde el pasado 25 de mayo, un nutrido grupo de zaragozanos (usuarios de patinete eléctrico) se ha constituido en forma de asociación con el fin de establecer una serie de directrices consensuadas con las que dirigirse al Ayuntamiento de Zaragoza para conseguir una regulación que interpole los aspectos fundamentales de la movilidad moderna. "Los patinetes eléctricos son el futuro y no una moda pasajera. Creemos que es importante usarlos para descongestionar el tráficoy para que la normativa sea equitativa y justa deben estar regulados dentro del nuevo Plan de Movilidad Urbana Sostenible", defiende Silvia Ambrós, otra usuaria.

Silvia es la única miembro fundadora (actual vicepresidenta de la Asociación), y también una de las más activas. En su caso, utiliza el patinete a diario para desplazarse de su vivienda, en La Paz, hasta La Azucarera, en la otra margen del río, donde está haciendo ahora una formación. "Me atravieso la ciudad entera en 20 minutos y acabo con un 50% de batería y muy feliz, porque el patinete me ha solucionado el transporte y el consumo de gasolina. Lo utilizo también para llevar a los chicos al colegio y recogerlos al volver del trabajo con mi marido. Los dos vamos con niños y aun así hemos sacado un coche de la circulación en Zaragoza", precisan.

Desde que tienen patinete eléctrico, la mayoría de los socios de esta recién creada agrupación asegura haber dejado de usar el coche en sus desplazamientos urbanos. "Un patinete es un coche menos por la zona y menos saturación de tráfico. Además, el perfil del comprador es gente tecnificada, a la que no le importa 'meterle mano' y, de hecho, muchos de nosotros nos hemos vuelto autodidactas'", defiende Ambrós, que ha incorporado a su vehículo una cestita y otro manillar para llevar a su hijo pequeño al colegio. "Al final te compras como quien dice un juguete y acabas aprendiendo electrónica, mecánica y de todo", bromea otro usuario, quien hace hincapié en el ahorro de tiempo y dinero que supone usarlo. "A mí la carga me sale a 0,07 euros", cuenta.

En el caso de Ángel Gistas, también vecino de Zaragoza, descubrir este vehículo ha supuesto una auténtica "revolución" en su largo camino al trabajo, pues se desplaza a menudo por motivos de negocios a otras ciudades. "Yo trabajo mucho desde casa, pero cuando me toca ir a Barcelona me voy con mi patinete hasta la Estación Delicias, allí me monto en el AVE, bajo en Sants, cojo un ferrocarril y ya desde el ferrocarril con el patín hasta donde me toque. Para mí es una auténtica maravilla. Me evito los taxis, la moto... y el tiempo que gano. ¡Estoy encantado!", afirma al hablar de la "autonomía" que le proporciona este vehículo. 

"Me ha salvado la vida porque esta enfermedad es muy dura"

Para Esteban Barrera, otro usuario de patinete eléctrico en Zaragoza que sufre el síndrome de fatiga crónica, este vehículo poco menos que le ha devuelto la vida. "Esta enfermedad es muy dura y sin el patinete estaría hundido, confinado en casa. Llegó un momento en que no podía salir si no era en silla de ruedas, que psicológicamente es un paso muy duro. Hace tres meses, como el equilibrio en patinete sí lo mantenía -y había tenido bici eléctrica- me decidí a comprarme uno y gracias a él puedo salir a la calle y hacer vida de persona", confiesa este zaragozano, que en solo este tiempo se ha hecho ya 600 kilómetros con él por la ciudad. 

"Para mí es incluso más práctico que la silla de ruedas porque puedo llevar en él a mi hijo, subirlo al coche cuando tengo un buen día (que no siempre puedo conducir con la enfermedad) e incluso entrar con él a las tiendas. El patinete me da cierta independencia", subraya. 

También Luis Javier Egido, el papá de Valeria, de seis años, empezó a usarlo por la chica, quien padece un problema de coordinación motora. "Vivimos en María de Huerva, y desde que lo compré aparco el coche a la entrada de Zaragoza y con el patín ya me voy andando a cualquier lado", explica.

Regular que los niños puedan ir con los adultos en patinete es también otro de los objetivos que persigue la primera Asociación de usuarios de vehículos eléctricos y de movilidad personal de Zaragoza, cuyos miembros están ya en conversaciones con el Ayuntamiento para abordar esta cuestión e intentar que entre dentro del nuevo Plan de Movilidad Urbana Sostenible. A juicio de Silvia Ambrós, madre de dos niños pequeños, es también "imprescindible" que la normativa incluya a los menores con las medidas adecuadas, como el uso de casco o una velocidad determinada si vas con ellos, aclara. 

"En estos momentos estamos en trámites con el Ayuntamiento, y parece que hay voluntad. Creemos que este va a ser un caso más de anticipación a la norma, pues el usuario va por delante de la normativa, y lo que tenemos que intentar es participar lo máximo posible para que esa legislación sea fiable para todos", subraya José Antonio Sancho.

Según cifras de la asociación, casi un 20% de los usuarios de patinete eléctrico que conocen en la capital aragonesa padecen algún tipo de discapacidad y están usando el patín precisamente por ello. "En Zaragoza no hay ninguna asociación de esta índole, somos los primeros, y la idea es esa: fomentar que la legalidad sea acorde a un uso diferenciado por parte de los distintos usuarios de este tipo de vehículos con una normativa que contemple toda esa diversidad que existe entre nosotros", concluye Juan Bruno Gay, otro de los socios fundadores.





Outbrain

© HERALDO DE ARAGON EDITORA DIGITAL, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3290, Folio 156, Hoja Z-39438
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual