Menu lateral amp
Guardia Civil

Tres detenidos por cultivar marihuana en una granja de Maella que no era suya

A los detenidos se les imputa un delito contra la salud pública, defraudación de fluido eléctrico y usurpación de la propiedad privada. 

Actualizada 14/08/2018 a las 12:37
Secadero de marihuana montando por los detenidos en la granja de Maella que no era de su propiedad.Guardia Civil


La Guardia Civil ha detenido a tres personas por cultivar marihuana en una granja de la zaragozana localidad de Maella que no era de su propiedad y utilizar para ello el suministro eléctrico de la instalación. A los arrestados se les imputa tres delitos: uno contra la salud pública, otro por defraudación de fluido eléctrico y un tercero por usurpación de la propiedad privada. 

La droga incautada pesa en bruto de 24,05 kilogramos de cogollos y hojas de marihuana triturada.

Los detenidos por estos hechos son tres varones de nacionalidad española y de edades comprendidas entre los 19 y 41 años, a los que se les imputa como presuntos autores de un delito contra la salud pública por cultivo de marihuana, otro de defraudación de fluido eléctrico y otro de usurpación de la propiedad privada, siendo puestos a disposición judicial en la mañana del sábado decretándose el ingreso en prisión de uno de ellos.

Las actuaciones que condujeron a los arrestos se iniciaron el 8 de agosto, cuando agentes pertenecientes al Puesto de la Guardia Civil de Maella y al SEPRONA de Caspe realizaban una inspección agropecuaria en el paraje denominado “La Malgrana” del término municipal de Maella. Allí  observaron cómo de una nave porcina, que actualmente se encuentra en desuso, salían unos tubos extractores de grandes dimensiones, pudiendo comprobar que del interior se desprendía un fuerte olor a marihuana. 

 

Cogollos en el secadero de la granja de Maella.

 

En una inspección del exterior pudieron comprobar que la nave y una casa situada próxima a esta se encontraba en el interior de una parcela vallada perimetralmente y custodiada por tres perros, uno de ellos de los denominados potencialmente peligrosos. Igualmente observaron que en el cuadro antiguo de contadores estos se encontraban puenteados a fin de poder obtener la energía eléctrica que alimentaba tanto la granja como la vivienda anexa.

Ante estos hechos la Guardia Civil contactó con el  propietario de la explotación quién manifestó desconocer que en su propiedad habitase persona alguna ni se realizase ningún tipo de actividad, autorizando a los agentes a acceder al interior de la granja.

En la tarde de ese mismo día y una vez en el interior la Guardia Civil comprobó que la nave estaba compuesta por dos plantas, una superior dedicada exclusivamente para la vigilancia de la instalación y otra inferior dividida en dos habitáculos independientes. En el primero estaba completamente dedicado al cultivo de marihuana , y en él se hallaron 707 maceteros preparados para el crecimiento de las plantas de cannabis sátiba, 10 kits de iluminación de 600 vatios cada uno. La segunda estancia estaba dedicada a secadero, compuesto de 70 kits de iluminación de las mismas características que los anteriores, 13 aparatos de aire acondicionado y bandejas para el secado de la marihuana de un metro cuadrado cada una, conteniendo cinco de ellas veintidós kilogramos de marihuana limpia preparada para su distribución y una picadora conteniendo, igualmente, marihuana. 

Según informan desde la Guardia Civil, el 9 de agosto se procedió a la entrada y registro de la vivienda situada en la misma parcela, encontrando en el interior de un frigorífico tres bolsas de plástico conteniendo aproximadamente dos kilogramos de marihuana, numerosa documentación, un cuaderno con instrucciones sobre el cultivo del cannabis, dos walkie talkies destinados a la comunicación entre el puesto de vigilancia y la vivienda. 

En la tarde de este mismo día un operario de una compañía eléctrica realizó la comprobación del cuadro de contadores, certificando el suministro ilegal de corriente eléctrica en ambos inmuebles. 

Dado el volumen de lo hallado y la poca luz existente en los dos inmuebles por lo avanzado del día, la Guardia Civil adoptó las medidas de seguridad encaminadas a la protección de lo intervenido y evitar que ninguna persona pudiera robar nada de su interior.  Estas medidas dieron como resultado que en la madrugada del día 10 de agosto una patrulla de seguridad ciudadana de la Guardia Civil de Escatrón observase luces en la nave y vivienda, así como la presencia de un furgón al lado de ésta, acercándose hasta la misma momento en el que una persona, al percatarse de la presencia policial, salió de la vivienda siendo inmediatamente detenida por los agentes. Igualmente observaron en su interior a otras dos personas las cuales fueron detenidas a los pocos minutos una vez auxiliados por agentes del SEPRONA de Caspe y Guardia Civil de Maella.  





Outbrain

© HERALDO DE ARAGON EDITORA DIGITAL, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3290, Folio 156, Hoja Z-39438
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual